Psicoris, neurosis y perversión

Cuando hay guerra, se tiende a demonizar al enemigo. Si la guerra es fría, se dice que se pervierte el lenguaje, es decir, los dos bandos lo utilizan con fines amorales. Por ejemplo, movilizar la calle, o generar odio, señalando defectos discutibles. Y se dice también que se pervierte la política, pues, la transparencia decrece y el juego sucio se impone. Cuando la guerra es caliente, las acusaciones son más definitivas, más para "ir a matar”!. Aquí en Cataluña el ambiente se está calentando. Y los relatos se están falseando demasiado. Esto lo decía un amigo, y mientras lo decía, yo pensaba en las estructuras clínicas de la personalidad: "Psicosis, neurosis, y perversión". Y en lo que decía Freud: "La neurosis es el negativo de la perversión". Yo pensaba que cuando la paz nos abandona, nos visita la perversión, la mentira y la violencia. Y pensaba también que los bandos tienden a reclutar a los manipuladores, los agresivos y los poco empáticos, pues, la prioridad no es el trabajo en equipo. Resumiendo: Cuando la confrontación se intensifica, se margina bastante la normalidad y la verdad. Y se imponen los tres tipos de personalidad mencionados.. Dejando aparte las personalidades patológicas, y centrándonos en los despropósitos, los primeros que me vienen a la mente, son los del actor Toni Alba. Últimamente ha vuelto a insultar. Esta vez a Iceta y a Rabell. Para mí, su gracia es escasa, y su incontinencia verbal, cargante.

Outbrain