Patoloxía ya guapura de los bil.larones

r. g.-quevedo

El molín del tiempu Roberto González-Quevedo

Un xuegu mui antiguu de nenos yera competir pa meter una bolina nun furacu. Esti tipu de diversión infantil atestígase en culturas antiguas ya yera bien popular ente nós hasta va poucu con nomes como «las canicas», «el gua», «los banzones», etc. You xuguéi muitu de nenu a esta actividá lúdica con esferas de metal o de cristal. Pero alcuérdome perfeutamente de que las primeras bolinas pa xugar que conocí fueran los bil.larones. Los bil.larones danlos los rebol.los ya carbachos, o seya, los robles. You contara que yeran estas bolinas los frutos d’estos árboles, pero non, deprendí que’l frutu del roble yía’l l.lande o bellota. Entós, ¿qué yía un bil.larón?

El bil.larón (o «agalla», como se diz en castel.lanu) yía un tumor del árbol. ¿Un tumor? Sí, un tumor formáu d’una manera que nos diz que la naturaleza vive nuna armonía mui fonda. Hai dalgunos insectos que se reproducen dexando la sua larva nel árbol ya entós ésti defiéndese axeitando una deformación tumoral na que vive la cría. N’outras ocasiones estos tumores fórmanse pola mor d’una simple picadura, non por una actividá reproductora. Tou esto tienlo muitu estudiáu la ciencia, especialmente la cecidioloxía, que diz qu’hai miles de tumores asina ya muitos insectos fayendo estas abadías. Nun yía, entós, dengún misteriu qu’haya bil.larones, anque a mi sigue paeciéndome que tienen un aquel mui grande de milagru.

Los bil.larones yeran muitu importantes na nuesa vida infantil. Amás de xugar con el.los no pórticu de la ilesia, vivían na imaxinación. Yía imposible olvidar el final d’aquel cuentu d’animales, cuando’l l.lobu depredador cayía nun molín ya quedaba dando vueltas ya diciendo: «Para bil.larón, para bil.larón». Ya contestaba’l rodenu del molín: «Para tu, que you non, para tu, que you non». Fórmula guapísima ya eufónica p’ayudar al nenu a sumise no suenu ya a consolase cona derrota del animal salvaxe.

L’alma del vexetal (árbol), l’alma del ser vivu (insectu) ya l’alma del home (el nenu) vivían un ciclu d’armonía. Estas aristotélicas tres almas atravesaban la frontera de la enfermedá ya’l tumor convertíase en guapura. La deformación del rebol.lu, del carbachu, del roble terminaba siendo lo más prestosu. Pa mi, pal nenu, yera lo más importante: estos árboles tenían como finalidá dar bil.larones. Pal cecidiólogu los bil.larones son fenómenos patolóxicos, pero onde’l biólogu ve monstruosidá tumoral el nenu percibía la esencia del xuegu máxicu.

Tamién hai deformaciones del cuerpu del home que terminan siendo valores estéticos. Pero esto yía farina d’outru molín. El molín que dará vueltas na próxima xornada.

Outbrain