«Es el momento del Bierzo»

Josep Serra Guillén.Bodegas y Viñedos Godelia, S.L.«Hay mucho interés por conocer nuevas variedades y es una oportunidad para el Bierzo. Es su momento y es nuestro momento». Josep Serra Guillén es un catalán del Priorato fascinado por el Bierzo: «La gran suerte que tiene esta comarca es que Mencía y Godello las hay sólo donde las hay».

Josep Serra, en una de las viñas de Godelia próximas ala bodega quetiene en Pieros
b. fernández

Rafael Blanco

Fascinado por el entorno geográfico, la viña, las variedades y el potencial de desarrollo de la actividad en la comarca en términos cualitativos, el catalán Josep Serra Guillén, que había desarrollado su carrera enológica en su Priorato natal, acabó recalando en el Bierzo. No es un consultor al uso, sino un vinatero comprometido en todos los aspectos relacionados con el vino: el conocimiento de la tierra desde el punto de vista topográfico y analítico, de las posibilidades de la variedad, de las tendencias del mercado… y de la conquista de la calidad. La máxima calidad. «Tenemos que ir a la DOQ como lo hizo el Priorato en los noventa. Es una cuestión de trabajo conjunto de todas las bodegas y de darlo a conocer. Hay interés de muchos países productores —Australia, Chile, Argentina...— por conocer variedades que ellos no tienen y eso nos abre un horizonte comercial muy interesante»

Entiende Serra que «la complejidad de los suelos y las orientaciones nos convierte en una deó muy singular y eso es algo que hay que aprovechar. El Godello del Bierzo es, pese a la proximidad, de un perfil de cata muy distinto al de Valdeorras. Tiene otro carácter, otra personalidad... y es más frutal y elegante. Pero sin olvidar la Doña Blanca: cuando pillas una buena parcela y la vinificas por separado te sorprende. Hay que mimarla un poco y te da cosas inimaginables».

Lamenta Serra el tremendo daño social que supone el descepe y el abandono de un viñedo que es «un tesoro», así como que su explotación no sea entendida y valorada como un modo de vida: «El viñedo viejo es un legado muy importante y no veo esas uvas para hacer un vino corriente, sino un vino de calidad que dignifique a la zona. Pero eso pasa por una ordenación de la actividad que permita garantizar un precio mínimo al agricultor. Y por una agricultura de mínima intervención para sacar el mejor fruto. Hay que pasar de la cantidad a la calidad y hacer vinos más naturales, sostenibles y de acuerdo con el entorno».

Godelia, que sustenta su actividad sobre la base de las 35 hectáreas de viñedo propio, exporta a 29 países el 70% de la producción: «El mercado es cualquier parte del mundo y tenemos que estar allí donde se venda».

Outbrain