Error 8: Constant CONFIG_HTTP already defined
Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Jóvenes, frescos y descarados - Diario de León

Adriá SL | Villafranca del Bierzo

Jóvenes, frescos y descarados

Constituida en el año 2002 sobre un viejo proyecto familiar por inversores largamente relacionados con el vino berciano, Bodegas Adriá SL asume el 2011 como el de su refundación. Nace con ella una generación de vinos de corte moderno, sencillos y con una brillante presentación.

La ubicación de Adriá en pleno Camino de Santiago le permite una gran actividad enoturística.
B. fernández

Rafael Blanco

Vinos varietales del Bierzo, atrevidos, complejos y fáciles de beber. Vinos para todos los gustos nacidos de pequeñas producciones parcelarias y para diferentes paladares y momentos. Ese es el objetivo que se marca Adriá a partir de una la inversión de los criterios que marcaron hasta ahora su actividad enológica. Es una ruptura total con el pasado a partir del diseño de una nueva ingeniería y la composición de un nuevo equipo de gerencia y comercialización bajo la tutela de Margarita López Teijón y Damián Cánepa.

Sobre la base del viñedo propio, fundamentalmente blanco, y del compromiso de provisión de una selección de mencía de viticultores de Valtuille de Arriba, Valtuille de Abajo, Villafranca y Pieros, el equipo técnico liderado por Diego Losada elabora dos líneas de vinos: Vega Montán (blanco que mezcla a partes iguales godello y doña blanca, monovarietal godello, rosado y tinto joven, ambos de mencía) y VM, una trilogía de tintos que ponen en valor la riqueza frutal y floral (Silk, 4 meses en foudre de 5.000 litros), la frescura bajo un patrón clásico (Adriá, 9 meses en roble americano y francés) y la rotundidad y la envolvencia (Velvet, 10 meses sólo en roble francés). El atrevimiento de la propuesta, tan innovadora como descarada, recibió el primer espaldarazo cuando ni siquiera los vinos tenían nombre con un Gran Oro (VM Velvet) y un Oro de León (VM Adriá) en el Concurso Internacional de Vinos del Noroeste, que se celebra en Ponferrada y que se ha afianzado entre los de referencia a nivel nacional y también para el norte de Portugal.

Los cambios en Adriá, cuya producción llega al mercado norteamericano, muy consolidado, bajo la referencia de Pazo de Arribi, afectan también a su imagen desde el punto de vista del márketing y de la presentación de los vinos, muy modernista y bajo los perfiles de botella bordelesa para los jóvenes y trococónica para los tintos de guarda. Y también a la relación con el cliente a partir de la creación de un equipo específico de enoturismo que conduce Nuria Gancedo y que aprovecha no sólo la privilegiada ubicación de la viña y la bodega en pleno Camino de Santiago, sino también unas magníficas instalaciones en las que se organizan actividades a la carta, siempre con el vino como excusa, claro.

Noticias relacionadas

Outbrain