Error 8: Constant CONFIG_HTTP already defined
Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
«No sabemos valorar la Mencía» - Diario de León

Vinos de su puño y letra

«No sabemos valorar la Mencía»

Guillermo Tenoira Gayoso.Tenoira Gayoso SATEs uno de los todavía nuevos e ilusionantes proyectos del vino berciano. Del trabajo en Las Padorniñas, un paraje mítico de la viña berciana, y de la intensísima labor en la bodega nace el vino de la etiqueta naranja. Un vino que se destila de la fe en la Mencía, aunque pronto será también del Godello.

Guillermo Tenoira Gayoso, ante uno de los paneles publicitarios de la joven bodega consede en Villafranca
B. FERnÁNDEZ

Rafael Blanco

Los de casa no sabemos valorar lo que tenemos. La Mencía es la gran desconocida y está infravalorada. Hace unos vinos muy especiales, como de hecho se está demostrando». No hace mucho tiempo que quien pone voz a esas reflexiones, Guillermo Tenoira Gayoso, llegó al mundo del vino, pero enseguida aprendió muchas cosas de él a base de tenacidad en la viña, ilusión en la bodega y un trabajo impagable vendiéndolo personalmente puerta a puerta.

El bierzo de la inconfundible etiqueta naranja es un habitual de la hostelería de la capital, sobre todo, pero también en Ponferrada y ahora en otros puntos del país. La imagen del bodeguero con una caja bajo el brazo por la calle Ancha es el mejor ejemplo posible del empeño y el compromiso personal con el reto asumido por este joven cuando, una vez formado como ingeniero agrónomo, decidió que la viña que compró su padre a Mariano Remacha y que convirtió en pastizal para las vacas del negocio familiar debería volver a ser viña. Las Padorniñas, con 18 hectáreas de Mencía y Godello y de la que prácticamente ha desaparecido ya el Tempranillo, es hoy, vallada perimetralmente y con grandes posibilidades para el enoturismo por su ubicación y belleza, una de las mejores propidades del Bierzo vitivinícola. «Si no estuviese convencido de lo que hacía, nunca me hubiese envuelto en esta locura», reflexiona Tenoira Gayoso, que enseguida cambia el gesto y dibuja una sonrisa para afirmar que «no pueda haber nada más satisfactorio que te llamen y te digan que tu vino está gustando».

Defensor a ultranza de una variedad «espectacular», asegura que «en el Bierzo tenemos unas condiciones naturales incomparables. El clima y el terroir son la envidia de otras zonas de producción mucho más prestigiadas y sin embargo eso todavía se aprecia mucho más fuera de España que aquí».

«La acidez es nuestra amiga. Sin ella se pierde frescura. Acidez es equilibrio y desde esa posición tenemos que hacer un vino que guste al gran público», afirma Guillermo ahora que su horizonte de producción se abre a la otra vinífera autóctona. Tras un gran trabajo en el viñedo, la bodega tiene ya en producción diez mil cepas de Godello que han permitido elaborar en la última vendimia las primeras 2.500 bodegas de ese tercer Tenoira. La idea de cara a un futuro inmediato es alcanzar las veinte mil botellas de produción de este monovarietal que se presentará al mercado joven, fresco y desenfadado. Como su autor.

Outbrain