Condena a la nieta de Franco por ‘engañar’ al fisco

MATEO BALÍN | MADRID

Carmen Martínez-Bordiú pasará por caja. La nieta del dictador Francisco Franco, de 67 años, tendrá que abonar 525.000 euros a la Agencia Tributaria por no pagar los impuestos correspondientes a la venta en 2006 de unas acciones que había heredado de su madre cuando compró una serie de inmuebles en Cantabria y Baleares. La Audiencia Nacional condenó a la recién estrenada duquesa de Franco por realizar la declaración de la renta reduciendo la base imponible de la ganancia obtenida, desde 6,7 millones de euros a 57.209 euros. Es decir, por acogerse a beneficios fiscales a los que no tenía derecho. El tribunal de la Sección Cuarta de lo Contencioso-Administrativo desestimó en marzo la pretensión de Martínez-Bordiú de anular la sanción que se le impuso Hacienda en 2011 tras una inspección de sus declaraciones de IRPF de los años 2006, 2007 y 2008, contra la que ha venido reclamando ante el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cantabria y ante el Tribunal Económico-Administrativo Central. Con las cantidades cobradas en 2006, invirtió en una vivienda, dos plazas de garaje y un trastero en Santander (1.959.050 euros más IVA), un chalet en la lujosa costa mallorquina de Andratx (1.475.200 euros) y dos fincas en el municipio cántabro de Miera.

Outbrain