EDITORIAL | Conflicto médico para el que se no se preparó la solución

El auténtico éxodo de profesionales médicos que sufre la provincia de León amenaza seriamente el actual sistema de centros de salud y ambulatorios. Los sindicatos profesionales llevan tiempo alertando de un problema que ahora se hace evidente, faltan médicos de familia para cubrir las plazas existentes. Más allá del debate sobre la existencia o no de recortes existe una fuga de profesionales que optan por irse a otras comunidades autónomas en busca de unas mejores condiciones de trabajo.

El sindicato Satse denuncia que las enfermeras rurales de León recorren cada año más de un millón de kilómetros por la provincia. Y las condiciones laborales de todo el sector, en general, no pueden en ningún caso equipararse a las existentes en otras zonas de España.

Dos datos: Media docena de facultativos han rechazado contratos para ‘fugarse’ y sólo dos de los seis MIR formados en León se quedaron el año pasado. El riesgo de falta de sostenibilidad en el sistema sanitario se hace evidente con los 96 médicos que se jubilarán desde ahora y hasta el 2020. Todo ello con 150 profesionales —médicos y enfermeros— menos que hace un año, según desveló ayer el PSOE.

El problema es que para formar los profesionales y crear una estructura estable se calcula que se precisa un década, que es el tiempo estimado para formar un profesional. La falta de previsión amenaza hoy un sistema que se agrieta sin que existan recetas fáciles. Probablemente lo más importantes será solventar a corto plazo ese vacío. Pero también habrá que trabajar pensando en el medio plazo.

Noticias relacionadas

Outbrain