+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

tram

Tecnología para la discapacidad

El CRE de San Andrés se convierte en punta de lanza de un proyecto audiovisual de INDRA para rehabilitación del daño cerebral.

 

Arriba, imagen facilitada por Indra. A la derecha, la directora del CRE de San Andrés y la subdelegada del Gobierno. - dl / efe

Tecnología para la discapacidad -

Manuel C. Cachafeiro | León
26/05/2015

Ya es posible seguir desde casa tratamientos de rehabilitación para personas con gran discapacidad. Algo impensable hace unos años y factible hoy gracias a la colaboración de Indra con el Centro de Referencia Estatal (CRE) para personas con discapacidad de San Andrés del Rabanedo, tres centros más y el Hospital de Parapléjicos de Toledo, donde se desarrolló la idea.

El proyecto de Tele-Rehabilitación Audiovisual Motora (TRAM) de la empresa Indra, que permite realizar rehabilitación a distancia, ha ampliado su radio de acción al Centro de Referencia del Imserso en San Andrés del Rabanedo.

Desarrollado en colaboración con el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, se encuentra aún en fase experimental, para su posterior comercialización.

Sin embargo, el programa ya empieza a dar resultados. Según la gerente de Indra, Begoña Villa, esta aplicación permite al paciente no permanecer en un centro hospitalario, sino realizar la terapia a distancia, bajo el seguimiento de profesionales.

El sistema registra «todos los avances y ejercicios», mientras que el personal clínico puede realizar a distancia informes, estadísticas y otros datos relacionados con el avance de la terapia.

Hasta ahora, el proyecto TRAM se había probado en lesionados medulares y pacientes de accidentes de enfermedades cardiovasculares. La novedad para León es que ahora el Centro de Referencia Estatal de San Andrés, especializado en personas con discapacidad, está sirviendo de base para su uso con parálisis cerebral y enfermedades neurodegenerativas.

Además de los avances propios en la rehabilitación, «una de las principales ventajas que aporta el sistema» es «motivar al paciente para que no deje la rehabilitación y continúe con ella», ya que se proponen una serie de ejercicios a modo de juegos, diseñado por personal clínico, añade Begoña Villa.

En la presentación del proyecto, que tuvo lugar recientemente en el CRE, su directora precisó que este sistema no sólo está destinado a pacientes con patologías que ya se han probado, sino para «todas las personas que en un momento tengan una lesión y quieran rehabilitarse».

El proyecto TRAM supone una evolución de Toyra, un programa anterior de Indra también, que combinaba la realidad virtual a través de una pantalla con la captación del movimiento en tiempo real para la rehabilitación motriz que empezó siendo sólo para los miembros superiores (hombro, brazo y mano) y que gracias a su aplicación en cuatro centros estatales, entre ellos León, ha sido posible extender a las extremidades inferiores.

En total, el proyecto ha contado con la participación de más de 60 pacientes, unos 18 profesionales del sector sanitario y otros 30 expertos en tecnología. Para que estos cuatro centros pudiesen funcionar como centros pilotos, se ha ampliado el modelo cinemático para incluir la movilidad de las piernas, así como los ejercicios asociados sobre la base del conocimiento previo de los clínicos.

Indra ha liderado este proyecto, que ha contado con la financiación del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y se enmarca dentro de las ayudas elaboradas en el ámbito europeo, en consonancia con la «Agenda Digital Europea», aprobada por la Comisión Europea el 19 de mayo de 2010.

Una de las mejoras más importantes desde el punto de vista tecnológico, apuntan desde Indra, es que «contempla la integración del sistema en una red social propia para potenciar el trabajo colaborativo y proporcionar un canal de comunicación entre los diferentes actores involucrados en el proceso de rehabilitación (pacientes, familiares, médicos, terapeutas o técnicos) a través de diversas comunidades en las que cada uno se inscribe según su interés».

Y es que su fin último es impulsar la motivación e integración del paciente a través de la retroalimentación afectiva. Por eso incluye herramientas de gestión de grupos, usuarios y contenidos, mensajería, gestión de eventos y foros y comentarios.

Por otro lado, incorpora herramientas de presentación de datos y explotación de la información que facilitan que los médicos o fisioterapeutas puedan personalizar los tratamientos en función de la evaluación de desempeño del paciente. Esto abarca tanto el aspecto psicológico como el físico. Es decir, el sistema combina la reacción del paciente y, por otro lado, los informes y estudios que permiten al clínico identificar fácilmente si el paciente ha experimentado avances o no y en función de ello, cambiar el tratamiento.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla