Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

CONTRACORRIENTE | MIGUEL PAZ CABANAS

Arrepentimiento


09/07/2009

 
Arrepentimiento es una palabra con aroma religioso, en desuso, que parece más propia de tiempos de recogimiento penitente que de estos que vivimos, más dados a la precipitación impune y a la soberbia de los necios. Sin embargo, a mí me parece que, despojada de matices eclesiásticos, tiene más vigencia que nunca y, fíjense ustedes, es una actitud tan insólita que si uno la viera con más frecuencia sería capaz de perdonar lo aparentemente imperdonable, incluyendo los desmanes a los que algunos políticos y otros representantes del poder nos tienen acostumbrados. Curiosamente, su principal defensor, la Iglesia, suele practicarlo con retraso y cicatería (que se lo pregunten a Galileo, que tuvo que esperar mil años, o a los huérfanos irlandeses que sufrieron abusos sexuales en su niñez), pero reconozcamos que la memoria es frágil y que casi nadie lo asume con la honestidad que requiere: yo todavía estoy esperando a que ciertas personas se arrepientan públicamente de aquel abominable crimen de Estado llamado GAL, o que otros pidan perdón por las mentiras que vertieron después del once de marzo. Y sin ir tan lejos, no pide ya uno que el personal se arrodille y rompa en llanto compungido, sino que para aceptar que todos nos equivocamos, ofrezcan unas disculpas sinceras, incluyendo las referidas a cuestiones más mundanas, como aceptar trajes de armani o enchufar familiares en tal o cual plaza pública. ¿Y los criminales?, se me preguntará. Dostoievski nos enseñó que es posible que aquel que ha manchado sus manos de sangre pueda llegar a redimirse y yo comparto esa utopía. Otra cosa es lo que opinen las víctimas, aquellos que vieron a sus hijos volar en pedazos, o a sus esposos arder como teas dentro de un coche por la acción de varios psicópatas. Ellas son, realmente, las que en última instancia poseen el derecho moral de perdonar.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria

Diario de León