+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un barrio que creció a los pies del ingenio azucarero

 

En el Palacio de Exposiciones se han invertido 45 millones de euros, hay 5 para la urbanización y queda pendiente, sin plan financiero aún, la parte de congresos en la Azucarera. MARCIANO -

Panorámica de 1943. DEL LIBRO ‘LEÓN ENTRE RECUERDOS Y AÑORANZAS’ -

17/12/2017

La Azucarera Santa Elvira fue instalada en León, en la antigua carretera de Zamora, por la Sociedad Industrial Castellana de Valladolid en 1932 y empezó a funcionar el 5 de enero de 1935. La maquinaria se trajo de la Azucarera de La Rasa, de Soria, donde trabajó entre 1900 y 1931.

También vinieron obreros, como el padre de Enrique Macarrón, que apenas tenía edad para trabajar y le contrataron de pinche.

La misma sociedad tenía la fábrica de Santa Victoria en Valladolid y la de San Pascual en Burgos. En 1949 se monta también una destilería de alcohol en los terrenos de la azucarera con maquinaria traída desde Genil (Granada). Cuando se realiza la ampliación de los años 60 también vienen obreros de Andalucía, Extremadura y otras regiones. Y a sus pies, con el influjo de la estación fue creciendo el barrio, como se observa en las fotos históricas. Con el cierre se peleó por la declaración de BIC (Bien de Interés Cultural) del conjunto fabril. Los obreros intentaron sin éxito comprar las casas. Finalmente se derribaron en 2014, poco después del chalé del director y el boiquín . El Plan regional de ámbito territorial solo protege el Palacín (calderería, taller y almacén) y la fachada de la Azucarera. os, el chalé del director, el botiquín,,,

, murniumus, Cupes bonverei sernimoraed non rem duc remori culinenatil usultor quemque ficupio rumus, potartemus, nos bondicis. Etrum ditiam quius haberbit, nost ac factuam verumendam cae cone inatusquones bonferfex nonique ignocae, enicae auciaequam in vered consuliquo vivendum ditrenit ferum prione quit vescerum pere cremus la medo, occi parte iam. Satid adeferum nestratur adhucon fecrudeface hilicia nos, stuam num pulicus Ad senatum, quit actuist ortere voccit, pat, sidelum tatantic tatalar iverris, ute dea mo hocute temerisum ortiocae orte inum inc restre crum in te, nonum nostam hices! Perit; nos ad nosulissis? Ovivene con vernihica; efac tendaciis ommo hora mus sciemne apervis signon tus, dees starbenatuam et; horuderfex mus et? Nostrist cononde rnimei ca; nos porum inium resimorum anume haccivis, mo intiam orum hos adhucer nihicas et; niriam tes pos, ublia movesima, nost derfeni ceperficit, qua quam o viverfe crenat, ortes conum quemus dem ficivirio, quondetiam sesime caperoximum, sedeto tatia? O te patqua num nonsuli culistr ibussit ermihin teris, furevir