+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La debacle del domingo es más dolorosa porque consolida a la UPL como tercera fuerza En 1999 el PB, antes de la escisión, ya sólo alcanzó una decena de concejales

El bercianismo hace crac

La división entre el fundador del PB, Tarsicio Carballo, y sus actuales dirigente

 

Tarsicio Carballo después de depositar su voto el pasado domingo en el Álvaro de Mendaña - L. DE LA MATA

R. Arias Redacción - PONFERRADA.
R. Arias Redacción 27/05/2003

La fractura entre Carballo y la nueva cúpula del PB ha empujado a la cola de la clasificación de las fuerzas políticas a los bercianistas, que hace cuatro años ya sufrieron graves reveses en diversos municipios. Con todo, el todavía íntegro Partido del Bierzo, consiguió una decena de representantes, uno de ellos en la capital de la comarca. Ahora, aunque el PB ha estado muy cerca de alcanzar el 5% necesario para colarse de nuevo en la Corporación ponferradina, han perdido el sillón que hasta el momento ocupaba Tarsicio Carballo como portavoz del Partido Regionalista del Bierzo (PB). Carballo se quedó el domingo a una distancia muy importante de la cota mínima para volver a la asamblea municipal que presidirá el popular Carlos López Riesco. Su candidato en Bembibre, aunque en algún momento llegó a rozar una concejalía, también terminó relegado por los electores. Bastante por debajo de Julián García Ferrer, el abanderado del PB, que con todo perdió el sillón que ocupaba desde hace cuatro años. El Partido del Bierzo, de hecho, sólo será relativamente relevante en el mandato que ahora se abre en Vega de Valcarce, donde acudió a los comicios con un independiente, en Camponaraya, y en Cabañas Raras. Pero en ninguna de estas circunscripciones será llave del gobierno. Con este panorama tan sombrío no es de extrañar que aún antes de que el pasado domingo se cerrara el escrutinio en la capital berciana, los representantes de las dos facciones se estuvieran tirando los trastos a la cabeza. Convencidos mutuamente, cada uno por su lado, de que la confusión entre siglas y cabezas de lista ha conducido directamente al descalabro. Dimisión y marcha atrás En ese clima de absoluta decepción, Valcarce, acaso demasiado en caliente ofreció públicamente su cabeza como responsable comarcal del PB a pesar de los ánimos recibidos por sus correligionarios. Ayer, sin embargo, con la mente un poco más fría, Valcarce anunciaba la marcha atrás con el propósito de seguir trabajando para conseguir que el PB vuelva a ocupar las cuotas de gobierno que alcanzó en sus mejores tiempos.




Buscar tiempo en otra localidad