+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

un castillo por pedestal. Peña Ramiro a la sombra del Sagrado Corazón

El ‘casticristo’ de La Cabrera

Un estudio aconseja retirar la escultura del Sagrado Corazón que se erigió hace medio siglo sobre la fortaleza del siglo XIV aunque admite que su coste lo hace inviable a corto plazo y Patrimonio autoriza al Ayuntamiento unas obras de urgencia

 

Un soldado ayuda en las obras que dirigió personalmente el sacerdote José Luis Santos. - dl

ANA GAITERO | LEÓN
28/12/2014

Los seis siglos (y pico) de historia del castillo del conde de Peña Ramiro, en Valdavido (Truchas), duermen resignados bajo los pies de un inquilino que lo convirtió en su pedestal hace 50 años.

Una estatuta del Sagrado Corazón, hecha en los talleres bilbaínos del escultor Larrea a base de colectas y donativos, se eleva sobre el monumento y es la primera en recibir, desde su imponente posición a casi 1.400 metros de altitud, a cualquier visitante que se adentre en La Cabrera Alta desde Castrocontrigo. O de decirle adiós.

«Su desmontado sería la opción más apropiada», señalan Eloy Algorri y María Luz González, quienes realizaron un estudio arquitectónico y arqueológico sobre el monumento por encargo de la Consejería de Cultura y Turismo. Pero antes que afrontar una operación que se presume costosa, añaden, la prioridad es frenar la «ruina progresiva que amenaza la supervivencia del castillo».

Es justamente lo que va a hacer el Ayuntamiento de Truchas, que acaba de adjudicar unas obras de urgencia por importe de 24.000 euros, para las que cuenta con una ayuda del Grupo de Acción Local Montañas de Teleno. «Lo suyo es quitar la estatua pero de momento lo único que podemos hacer es consolidar el muro y poco más», señala el alcalde, Francisco Simón.

Estas obras de emergencia incluyen la supresión de la escalera interior del Sagrado Corazón, que se pretendía usar como mirador en un proyecto anterior rechazado por Cultura. El nuevo proyecto, del arquitecto Javier López Sanstre, cuenta con el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio de León.

Por lo que respecta a la estatuta, los expertos apuntan que aunque «su remoción no es prioritaria, convendría ir buscando una alternativa de traslado a medio plazo». Sus efectos sobre el castillo de Peña Ramiro no son dañinos pero sí inapropiados.

«Resulta más inapropiada que dañina», recalcan los expertos. El Sagrado Corazón «desvirtúa la imagen y el significado del castillo en su visión lejana» pues el efecto óptico es que la torre del homenaje es una especie de plinto. No menos importante es la alteración que producen en el interior de la torre los pilares que sujetan la escultura y la escalera que asciende a la plataforma superior, que desdibuja por completo la compartimentación por plantas.

El Sagrado Corazón se colocó con el ánimo de celebrar algún ritual litúrgico, pues además de la pista que se realizó para subir los materiales y la escultura se construyó un altar que a día de hoy está abandonado y no consta que se haya usado salvo el día de la inauguración, el 5 de septiembre de 1965.

Otro argumento a favor de retirar la estatua es que no ha generado nuevos usos en el espacio cuya historia está unida a su posición estratégica de atalaya defensiva desde mucho antes del siglo XIV, época en la que se datan las actuales restos de Peña Ramiro.

Los historiadores creen que existió una fortificación anterior a la actual, de propiedad real, e incluso algún asentamiento prehistórico. Sin embargo, es imposible confirmarlo porque aún no se ha hecho un estudio documental completo de Peña Ramiro y hay muchas incógnitas.

Los restos que se conservan constan del castillo propiamente dicho con la torre del homenaje, en la que se encuentra la estatuta, y otra torre situada a unos metros que llaman de Malvecino. Este se aseinta sobre el roquedo y también tiene una zona amurallada. Por debajo está el patio de armas, delimitado por otro amurallamiento en una de cuyas esquinas hay una torre vigía y un cubo. También hay un pozo.

La hipótesis cronológica es que el castillo es de la segunda mitad del siglo XIV, mientras que las otras torres y el amurallamiento sería de la primera mitad del siglo XV. El Sagrado Corazón es el vestigio másmoderno junto a la pista de acceso y el ara que se construyó con fines litúrgicos.

Pero después de 50 años, el Sagrado Corazón «no parece que se haya constiuido como un hito generador de nuevos significados» ni se celebran actos simbólicos o conmemorativos, como procesiones o romerías. La efigie tiene un peso superior a 20 toneladas. No alcanza las dimensiones del Cristo Redentor de Río de Janeiro, el Corcovado, que con sus 38 metros es considerada la estatua más alta del mundo, pero el Sagrado Corazón de La Cabrera cuenta con ocho metros de planta que la convierten en la protagonista del paisaje del valle del Eria.

Su altitud sobre el nivel del mar duplica al famoso Cristo brasileño, que se eleva 700 metros sobre la playa. El Corcovado de La Cabrera está rodeado de hitos montañosos: el pico Las Chanas, de 1.789 metros al norte por las estribaciones meridionales del Teleno y el pico Vizcodillo (2.121 metros) al sur por la Sierra de La Cabrera, que separa la comarca leonesa de Sanabria, en Zamora.

La fortaleza está en un monte de utilidad pública, pero es propiedad privada, del conde de Peña Ramiro, un descendiente de la casa de los Álvarez de Toledo, aunque el señor del castillo es el Sagrado Corazón. A finales del siglo XIV formó parte del germen del marquesado de Villafranca, junto con los castillos de Cornatel, Sarracín, ambos en El Bierzo, y Peña Vellosa, en Odollo. La Cabrera fue jurisdicción de este marquesado que hoy ostenta uno de los hijos de la duquesa ‘roja’ de Medina Sidonia.

Declarado Bien de Interés Cultural en 1949, por un decreto que eleva a la categoría de patrimonio histórico a todos los castillos españoles, hoy día «sería impensable», dice Algorri, que se colocara una estatua como la del Sagrado Corazón.

Ahora las cosas son muy distintas. El Ayuntamiento de Truchas ha tenido que esperar casi un año la autorización para el proyecto de unas pequeñas obras de emergencia cuyo interés es, además de la conservación del monumento, su disfrute para «favorecer el turismo» en la comarca y que las visitas «se realicen en condiciones segu-

ras», explica el alcalde.

La situación es tan perentoria que los expertos advierten de la posibilidad de derrumbes parciales en la torre del homenaje por el deterioro de las dos esquinas y del paramento de uno de los lienzos, aunque afortunadamente «la naturaleza de autoestable de los lienzos permite que la ruina de uno de ellos no afecte necesariamente a los adyacentes».

Asimismo, tanto la torre de Malvecino (E) como la torre vigía sufren disgregaciones progresivas en sus coronaciones por lo que han perdido su configuración arquitectónica. Su condición de vestigio hace que sus fábricas sean más vulnerables. También hay peligro de que revienten los muros del amurallamiento del patio de armas por causa de la presión del agua que se deposita sobre el recinto.

El problema de «ilegibildad» del castillo forma parte del diagnóstico general que han hecho Eloy Algorri y María Luz González en el que constituye el primer estudio sobre el castillo del Conde de Peña Ramiro. «En su estado actual es una construcción opaca, de muy difícil interpretación» y la «estatua del sagrado corazón subvierte el significado icónico porque convierte a los muros en una especie de basamento y a la torre en un plinto».

Como propuestas de intervención apuntan la reconstrucción parcial o consolidación de las fábricas y la canalización de las aguas pluviales que se depositan sobre el patio de armas. Desaconsejan por completo facilitar la subida del público a la plataforma superior de la torre. «Desde el patio de armas se dispone de una visión panorámica más que suficiente», recalcan.

Además de demoler la escalera de acceso a la estatua y sustituirla por un sistema que permita labores de mantenimiento, habría que implementar otras medidas de seguridad, como petos en el patio de armas, pero el desconocimiento que existe sobre el monumento desaconsejan acometer tal medida por ahora.

Para facilitar la comprensión de la estructura original del castillo y su secuencia cronológica piden que se elimine la vegetación invasiva y se recupere la puerta de la torre del homenaje como un elemento elevado respecto a la rasante circundante. Se pautan también varios sondos arqueológicos en el patio de armas. Por último, proponen un entorno de protección para el castillo que incluye el cerro y las construcciones del cordal.

 

   
1 Comentario
01

Por Román 11:51 - 28.12.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Desde Madrid. Es evidente que existen multitud de restos arqueológicos en nuestra comunidad y creo que por este motivo muchos estan abandonados. Aquí en Madrid un ladrillo puede ser considerado todo un hallazgo. Lo que también creo es que no existen muchos monumentos (con excepción de las iglesias) dedicados a lo que muchas generaciones creyeron y otras seguimos creyendo. También creo que todo lo que se refiera a la Iglesia de CRISTO parece en un mundo de increencia que molesta y por eso me parece que tenga merito o no sobre lo que se asienta terminará volado o demolido. ¿ o no es eso lo que se pretende?

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla