Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Don Miguel Alejo y la línea de alta tensión Sama-Velilla


06/09/2009

 

Tribuna | Emilio Rodríguez Tagarro

Vocal asesor técnico del Movimiento Cívico contra la Sama-Velilla

El delegado del Gobierno en Castilla y León, don Miguel Alejo, nos sorprende un día sí y otro también con sus ocurrencias sobre este disparatado proyecto, pero sutilmente favorables a esta infraestructura mortal para la provincia de León. Señor Alejo, ¿en qué se basa usted para decir lo que dice? ¿En qué se basa usted para decir que apuesta por la Sama-Velilla? ¿En qué se basa usted para decir que esta línea de alta tensión se hace para cubrir las necesidades energéticas del país? ¿Qué broma es esa de que para crear progreso y desarrollo hay que abrir el territorio, como no sea que quiera decir en canal? ¿A qué viene el topicón de «conseguir los objetivos de Asturias, León y de España»?

Señor Alejo, desde el Movimiento Cívico contra la Sama-Velilla no volveremos a caer en la tentación de repetir y justificar que este proyecto viola, sin dejar uno, todos los principios normativos, legales, técnicos, económicos, medioambientales y del sentido común. Ya lo han hecho hasta la saciedad y con rigor, personalidades e instituciones. Pero lo que sí vamos a hacer, señor Alejo, es recordarle a un político en ejercicio como usted, que forma parte del Gobierno, el deber que tiene de informarse previamente, antes de verter en la prensa declaraciones tan vacías de contenido como sobradas de gratuidad sobre un proyecto cuya calificación de disparate ya no es discutible. Tiene usted cargo, autoridad, fuentes y asesores a su servicio para darse cuenta de ello. Le suponemos, señor Alejo, con capacidad de discernimiento y sentido común para analizar, con tal ayuda o sin ella, el anteproyecto y estudio de impacto ambiental presentados y concluir que no debieron pasar más allá de la ventanilla. No hace falta ser un especialista energético para darse cuenta de que carecen de la exigencia técnico-económica más elemental y a su vez más importante: el informe de objetivos y justificaciones. No encontrará usted nada, ni de los unos ni de las otras. ¡Cómo los va a encontrar si no existen! Como van a existir si este país está sobredimensionado en capacidad de producción de energía eléctrica y en Asturias-León-Palencia nos sobra el ochenta por ciento de lo que producimos. Y si todavía le quedara alguna duda, lo tiene fácil: léase los propios informes de Red Eléctrica Española, promotora del proyecto, o de la patronal eléctrica Unesa. Y en cuanto a volver a demostrar la barbaridad de planificar la ubicación en Asturias de nuevos grupos quemando gas de importación con las estaciones de regasificación existentes infrautilizadas para llevar los megavatios a Palencia a través de la Montaña de León y luego no sabemos dónde perdiendo la mitad por el camino, como ya le dijimos, no vamos a insistir por obvio. No obstante, ahí le va una primicia: Congreso sobre Generación Distribuida, en Madrid, previsto para los días 24 y 25 de noviembre. Definición y objeto fundamental (literal según su propio programa): «La electricidad se produce en grandes instalaciones centralizadas para su posterior transporte a largas distancias. Frente a este modelo tradicional e ineficiente, surge otro alternativo en el que la generación de energía se acerca al consumidor. Esta es la generación distribuida, que no es otra cosa más que la generación en los lugares de consumo con mayor calidad, seguridad y eficiencia. Se reducen las inversiones, las emisiones y el congestionamiento de las líneas de trasmisión permitiendo la óptima utilización, máxima garantía y mínimo mantenimiento de la red existente». Ponentes, entre otros: Ministerio de Industria, Iberdrola y, pásmese, Red Eléctrica Española. Los mismos mentores de la antítesis de lo que predican: la Sama-Velilla. ¿Dónde quedan ahora sus declaraciones, señor Alejo? Recuerde la capacidad de crear opinión de un cargo público en prensa con las mismas, y el deber ético previo de explicar con rigor y honestidad su contraste, justificación y veracidad. Lo contrario, señor Alejo, intencionadamente o no, puede ser pura intoxicación.

Hace unas semanas, tras declaraciones en prensa de similar tenor que las suyas, tuvimos la ocasión de reunirnos con su compañera Inmaculada Larrauri. Le pedimos, le rogamos, le suplicamos nos dijera siquiera un solo motivo, razón o justificación en las que basó las mismas a favor de la Sama-Velilla. No pudo darnos ninguna. «Para eso están los expertos», dijo como salida. Otros, en la misma línea, nos han dicho: «Yo soy abogado, no técnico». «Yo de eso no entiendo, no soy experto». Pues, señor Alejo, señora Larrauri y otros: tan cómodo proceder sin haberse procurado información, sin haberse formado opinión, criterio y capacidad de discernimiento, deslegitima su función política. Los expertos diseñan el proyecto, a los expertos se les escucha. Pero la responsabilidad de su aceptación a trámite y decisión ejecutiva final es de ustedes, listísimos expertos , algunos propuestos para el Nóbel, otros con el premio a cuestas. Ustedes metieron al mundo en una crisis económica sin precedentes.

Precisamente, por la dejación y desidia de los responsables políticos de los gobiernos de turno. Allá usted con su carbonera fe en los milagrosos resultados económicos de ciertas infraestructuras que, de entrada, nos han otorgado el dudoso mérito de ocupar el primer puesto de tasa de paro y profundidad de crisis económica de Europa. Recuerden lo que dijo un político ilustre: «La guerra es demasiado importante para dejarla en manos de los generales». Nosotros, desde el Movimiento Cívico contra la Sama-Velilla, les decimos que la provincia de León es demasiado importante para dejarla en manos de los expertos de Red Eléctrica Española. Y nos despedimos, como siempre, requiriéndoles que rectifiquen y retiren incondicional y definitivamente este proyecto destructor para la provincia de León. Y si usted lo prefiere, «para Asturias y para España»... pues si la montaña muere, España perdida es», señor Alejo.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León