+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Es idealista pensar que la ONU pueda hacerse cargo del país» Inocencio Arias (embajador de España ante las Naciones Unidas)Washington reconoce oficialmente la desaparición del régimen de Sadam y selecciona ya el nuevo gobierno

EE. UU. reparte una baraja con los líderes iraquíes que hay que eliminar

 

El general Brooks sostiene en sus manos la baraja con los líderes iraquíes - ANDREW WINNING

El general Brooks sostiene en sus manos la baraja con los líderes iraquíes - ANDREW WINNING

12/04/2003

Desde la perspectiva estadounidense, todo indica que la guerra en Irak no es más que un juego. De tal calibre que lo último que el Pentágono se ha sacado de la manga es una baraja de cartas con las fotos de los 55 hombres más buscados del régimen iraquí. «Los queremos vivos o muertos», dijo el general Brooks cuando presentó ayer ante la prensa la baraja que ha distribuido entre sus tropas para que los soldados reconozcan las caras de los hombres que tienen que atrapar. Como en el peor guión de Hollywood, los capos del Ejército presentaron con orgullo un juego de cartas más propio de una broma de mal gusto que de un ejército liberador. Sin embargo, el juego va en serio: el as de tréboles es el hijo mayor de Sadam Huseín, Qussay, jefe de la inteligencia y de las fuerzas de seguridad iraquíes. Su padre, el dictador iraquí, y el ministro de Información Mohammed Saheed Al Sahhaf, son otros de los ases de la baraja. Además, el Ejército ha distribuido posters y panfletos con dichos rostros entre la población iraquí y ha reiterado que recompensará económicamente a los ciudadanos que ayuden a encontrar a los hombres más buscados, la mayoría en paradero desconocido o quizás muertos. «En la baraja hay comodines, de eso no hay duda», dijo Brooks. El paradero de Sadam, veintidós días después del inicio de la guerra sigue sin conocerse, aunque las fuerzas norteamericanas patrullan la frontera con Siria y cercan la ciudad de Tikrit, donde nació el dictador, en un intento por evitar que se les escape, como ocurrió con Osama Bin Laden. El general Franks, en unas declaraciones bastante acordes con el estilo barriobajero que le caracteriza, aseguró respecto a Sadam y sus hombres: «Han muerto o han huido como conejos». El Pentágono intentó restarle importancia a lo largo del día al caos que se ha apoderado de Bagdag y Donald Rumsfeld, visiblemente irritado, criticó a la televisión por mostrar las imágenes de los saqueos una y otra vez. «Son cosas que pasan», dijo cambiando de tema. «Es sólo un periodo de desorden», añadió Rumsfeld, quien sugirió que se trata sólo de una fase de transición después de la liberación de los habitantes del régimen de Sadam Huseín. Asimismo, volvió a acusar a Siria de entorpecer las operaciones militares de Estados Unidos en Irak y de ofrecer refugio a los dirigentes del régimen de Sadam. «¿Existen aún personas que dejan el país (Irak) rumbo a Siria? Sí», dijo Rumsfeld en el Pentágono. No fueron las únicas declaraciones de ayer. «El régimen ha desaparecido». Con estas palabras, el Gobierno de George W. Bush reconoció por primera vez de forma oficial que Sadam Husseín ya no ostenta el poder en Irak. «No hay duda de que el régimen ha perdido el control y eso representa un punto de inflexión para la población iraquí», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. Y si bien esta declaración no significa que se ha acabado la guerra, sí tiene una enorme importancia del punto de vista político, ya que implica que a partir de ahora EE. UU. y Reino Unido, en su calidad de naciones ocupantes, son los encargados de administrar el país árabe y responsabilizarse de su buen funcionamiento. En ese sentido, Washington ya ha anunciado que en breve comenzará a seleccionar que los civiles iraquíes que formarán parte del nuevo gobierno. El subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, reiteró que Estados Unidos y los países de la coalición celebrarán la semana que viene varias reuniones en Irak para determinar los candidatos más idóneos en los puestos claves administrativos y escuchar sus puntos de vista. La primera reunión será el martes en Nasiriya. La Casa Blanca ha enfatizado que las tropas británicas y estadounidenses serán las que desempeñen «el papel principal» en la conformación del gobierno iraquí.