+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

JUAN VICENTE HERRERA. PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN

«La atención a los enfermos ha pasado de la mera asistencia a la plena integración»

Cerca de 1.400 personas se benefician en la Comunidad de los centros especiales de empleo y ocupacionales.

 

Juan Vicente Herrera destacó la labor de Alfaem en 25 años de atención a los enfermos mentales. - RAMIRO / MARCIANO PÉREZ.

23/11/2017

A. Domingo | León

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, abogó ayer, durante su intervención en la entrega del Premio Diario de León al Desarrollo Social y los Valores Humanos, por la plena integración en la sociedad de las personas con discapacidad, a través del empleo, aspecto en el que destacó la labor de la Asociación Leonesa de Familiares, Amigos y Enfermos Mentales (Alfaem), distinguida con el reconocimiento de este periódico en su duodécima edición. Herrera cifró en 425 el número de personas con trastorno mental que consiguieron un puesto de trabajo en Castilla y León en 2016, gracias a una atención que ha superado «una visión meramente asistencial».

«El futuro y el progreso de la sociedad se construye necesariamente desde dos bases que deben caminar juntas: el desarrollo económico —la creación de empleo, las oportunidades—, que nada sería si no caminase con el desarrollo social, con la mejora social», manifestó el presidente de la comunidad autónoma, que situó la labor de Alfaem en la construcción de una sociedad «más humana e inclusiva». Recordó que la asociación, que celebra 25 años de vida —«joven aún», dijo—, ya ha visto reconocido su trabajo, como en 2004, cuando recibió de manos de la Reina Sofía la Medalla de Oro de la Cruz Roja.

El presidente recordó que Alfaem asumió «una coyuntura dolorosa y alarmante para las familias» cuando se reformó la legislación sobre enfermedades mentales en España en 1992. El cambio «tan radical» en la atención a quienes sufrían este tipo de dolencias no amilanó a los impulsores de Alfaem, «que no se conformaron con reivindicar y exigir, sino que asumieron su cuota de responsabilidad y liderazgo», que, con el tiempo, se materializaron en el centro residencial de León y Ponferrada, las delegaciones de Astorga y Villablino, el centro ocupacional y, «lo que más importancia tiene, esos 101 profesionales al servicio de las necesidades» de los enfermos. Estos hitos, apuntó, convierten a la asociación en merecedora del reconocimiento de Diario de León y de la sociedad leonesa, así como de la «colaboración económica, humana y técnica de la Junta de Castilla y León», aunque ésta «es mejorable». Herrera recordó que la Junta colaboró de forma excepcional en el año 2010 en la construcción del centro residencial de Alfaem, una institución «modélica» en la Comunidad.

El presidente indicó la necesidad de coordinar servicios sanitarios y sociales para las personas con trastornos mentales, tarea «que es de los espléndidos profesionales de los servicios públicos de Castilla y León», en colaboración con el movimiento asociativo de la Comunidad. De esta manera, la sanidad articula «una atención específica y preferente» para los enfermos; en los servicios sociales se ha creado una red dotada «de seis residencias» —cuatro de asociaciones y dos de la Gerencia Regional de Servicios Sociales—, con «casi de 100 pisos tutelados» por las asociaciones, «cerca de 900 plazas» en centros de día y «equipos de promoción de autonomía personal», que permiten a muchas personas seguir su vida normal en su domicilio».

Acceso al empleo

Por último, se refirió al empleo como «el mejor instrumento de integración de los afectados. Un camino abierto —en el que «reconozco que hay mucho que recorrer»—, en el que centros de empleo y ocupacionales permitieron en 2016 que «1.400 personas de la Comunidad con enfermedades mentales hayan podido acogerse a ese itinerario de acceso al empleo y que 425 de estas hayan podido conseguido un puesto de trabajo». Herrera reconoció la necesidad de mejorar la calidad de estos empleos, pero supone «el paso de una visión meramente asistencial a la plena integración» social. El presidente animó a derribar clichés sobre los enfermos mentales y sensibilizar a la sociedad, para «garantizar el derecho a una vida plena».