+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CÉSAR RICO RUIZ. PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE BURGOS

«La gente se ha ido a vivir a donde se le ha permitido hacerlo»

 

César Rico, presidente de Burgos. RAMIRO -

15/05/2018

Europa necesita, desde el punto de su punto de vista «un revulsivo y la solución viene de abajo a arriba», para poner fin a la brecha digital, argumento central de su ponencia.

«Los alcaldes nos piden telefonía móvil y televisión y esta necesidad es una realidad», aseguró a la hora de contextualizar la situación en la actualidad. «Es una cuestión de Estado, como se ha puesto de manifiesto en el Congreso de Despoblación de Huesca o en la comisión de diputaciones de la Federación Española de Municipios y Provincias, donde se pone sobre la mesa la valoración y las soluciones». Pero las intenciones iniciales a este respecto, chocan con una realidad latente: «La falta de conectividad es una de las principales trabas y hay que avanzar en buscar una solución», explicó el presidente de Burgos.

«Vivimos en provincias en las que es complicado llegar al 100% de los vecinos. Burgos, con 371 ayuntamientos y 650 entidades menores es un ejemplo de lo que estoy diciendo. Todas las administraciones debemos colaborar a hacer una realidad firme».

No obstante y a pesar de las excelencias de las intenciones, hay un cierto pesimismo La Diputación contribuirá con sus proyectos en la medida de sus posibilidades, pero soy un poco escéptico. Cien entidades menores de Burgos tienen menos de cien habitantes. La gente vive donde se le ha permitido vivir y por eso necesita los servicios de las ciudades grandes. Pero la brecha no es que no se pueda llamar o que no haya Internet, que eso crea brecha social y ciudadanos de primera y de segunda. Que entidades del Plan de Emergencia Nuclear de Burgos no tengan telefonía móvil es una realidad muy cruda. Tenemos que implicarnos todos», dijo.

«Agradezco la labor de la Junta y del Estado pero hay que contar con las diputaciones como las entidades que mejor buscan el desarrollo integral», explicó a la hora de plantear sus necesidades económicas. Pero con una matización: «No pido una financiación complementaria sino que las diputaciones gestionen los Fondos Europeos de Cohesión. Hacemos lo que podemos con los recursos que tenemos».

La situación exige la necesidad de adoptar determinaciones firmes y definitivas: «No debemos buscar soluciones parciales sino integrales. Tenemos una sociedad que presta apoyo a emprendedores, pero no se lo podemos dar a empresas que quieren ir a sitios donde no hay Internet», explicó en su ponencia, de nuevo en referencia a los problemas de conectividad en el campo digital.

Al ya de por sí complicado panorama de la brecha digital se le une la diferencia de género: «Es muy difícil convencer a una mujer para que se crea que pueden desarrollar su actividad empresarial en el mundo rural. Todas las diputaciones hacemos esfuerzos para implementar que las personas tengan un proyecto».

Por si fuera poco, la legislación avanza pero a veces lo hace en sentido contrario a la dirección en la que se facilitan las tareas a la población: «La interlocución de un pueblo de cien habitantes exige al interventor meterse en las webs de Hacienda para trasladar las cuentas y con al Ley de Contratos del Sector Público, habrá problemas para contratar en los márgenes que fija la ley. Hay que hacer un esfuerzo para que no haya ciudadanos de primera y de segunda», concluyó en su disertación inicial de la jornada.