+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MÁS QUE PALABRAS

«León es una tierra de luchadores por la libertad»

 

31/12/2017

—Entre los 250.000 libros que tiene, ¿escogería uno?

—Persona y democracia, de María Zambrano.

—¿Cómo descubrió a Zambrano?

—Aranguren y Savater fueron los primeros que hablaron de ella. Yo la conocí aún en el exilio en Suiza, su obra estaba prácticamente perdida, con pocas publicaciones. Me nombraron consejero de Mondadori y empezamos a editar. Luego vino el Premio Cervantes y afortunadamente ahora es conocida.

—Hable de sus nuevos libros.

—Uno está dedicado a León como tierra de luchadores por la libertad. Trato de señalar una serie de hitos, de luchadores por la libertad, de heterodoxos leoneses. Desde las tribus prerromanas con el elemento de la libertad, los bienes del común... todo es una continuidad y nada es casualidad. Las Cortes de 1188 no son un hecho aislado. Hay muchas luminarias y barro cultural detrás. Hasta el siglo XX, el movimiento de izquierda más radical, el anarquismo, tiene insignes leoneses; en León se proclama la República antes que en Madrid...

—¿León se ha diluido en esta Comunidad?

—Ha perdido peso y de todo.

—¿Y el otro libro?

—Hablo de habilitar otro discurso de la lectura. Recibir los contenidos y transformarlos en conocimiento para luego comprometerse. Una lectura cervantina, apostar por los débiles.

—Un plato irresistible.

—Judías pintas. Casi todas las cenas en el internado de La Bañeza eran judías pintas, de segundo chicharro verde y de postre dos galletas María, redondas entre semana y cuadradas en domingo.

—Un paisaje.

—El valle del Silencio es uno de los sitios que más me impresiona. Como el valle del Valcavao donde yo iba con las vacas.

—Un recuerdo infantil.

—Después de Benavides, que me impresionó más que Nueva York (me pasé el día contando balcones y ventanas,) el impacto del primer día del internado al dormir con dos sábanas y pijama. Era una novedad, En casa había una manta. Y la primera vez que vimos un tractor. Venía del Páramo, que eran más ricos, a por patatas para sembrar.


   
1 Comentario
01

Por Ciudadano García 13:37 - 01.01.2018

Doscientos cincuenta mil libros, y un sólo lector?