+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El nuevo Gobierno de Castilla y León, entre la “ilusión y el vértigo”

La vicepresidenta y siete de los ocho consejeros toman posesión y celebran la primera reunión del Gabinete

 

Foto de familia del equipo de Gobierno tras el acto de toma de posesión de los consejeros - LETICIA PÉREZ

08/07/2015

El nuevo Gobierno de Castilla y León tomó hoy posesión del cargo entre la “ilusión y el vértigo” de una nueva etapa ante la que se presentan con “ganas, ilusión, coraje y la más sana ambición por hacer las cosas por los paisanos y por esta tierra”, según afirmó el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

A las 9.30 horas, en la Sala de Mapas de la Junta de Castilla y León esperaban las familias de los consejeros, altos cargos, miembros de la Mesa de las Cortes -Ramiro Ruiz Medrano y Óscar Reguera-, el portavoz del PP, Carlos Fernández Carriedo, el presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo, y el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, a quien Herrera diría después “no te sientas solo” en el tripartito del Diálogo Social.

Entró primero la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, antes consejera de Agricultura y Ganadería, seguida de la número dos, Rosa Valdeón, Pilar del Olmo, Milagros Marcos, Alicia García y Josefa García Cirac. El último en pasar a la sala fue el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, sonriente.

Rosa Valdeón juró el cargo dos veces, como vicepresidenta y como consejera de Empleo, y se situó a la derecha del presidente. Siguió en el protocolo José Antonio de Santiago-Juárez (Presidencia), Pilar del Olmo (Economía y Empleo), Milagros Marcos (Agricultura y Ganadería), Sanidad (Antonio Sáez), Educación (Fernando Rey) y Cultura y Turismo (Josefa García Cirac).

Sólo Antonio Sáez y Fernando Rey prometieron el cargo y el resto juraron, a la espera de que el titular de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, tome posesión el lunes una vez que el viernes cese ante en el Consejo de Ministros como delegado del Gobierno en Castilla y León, aunque sí se hizo la foto de familia.

Herrera tuvo palabras para esa circunstancia y dio las “gracias muy especiales” a Suárez-Quiñones, al decir que “hay que tantas cosas desde Castilla y León” al Consejo de Ministros pero no se le podía pedir que adelantara la reunión del viernes para el cese del nuevo consejero de la Junta.

Otra de las anécdotas la protagonizó el nuevo consejero de Educación, Fernando Rey, hasta ahora miembro del Consejo Consultivo de Castilla y León, que prometió el cargo sin decir de qué departamento. “Ha prometido en blanco, tiene disposición a más responsabilidades”, observó después Herrera.

El presidente de la Junta, que se preció de haber tenido “espléndidos colaboradores” en estos años como presidente, dio las gracias a “Silvia, Toño, Juanjo y Tomás”, los cuatro consejeros que han dejado el Ejecutivo, los dos primeros por asumir otras responsabilidades, como la Presidencia de las Cortes y la Alcaldía de León, y los segundos porque dejan la política.

Después de “agradecer los grandes servicios prestados”, se dirigió expresamente a Tomás Villanueva, nombrado consejero de Industria en 1995 por Juan José Lucas, con quien ha compartido una trayectoria, ya que Herrera, como recordó, llegó a la Junta en 1992 como secretario general de Economía y Hacienda bajo la batuta del consejero Fernando Bécker.

“Juanjo ha sido el muñidor de los mejores momentos de la Junta, ha puesto humanidad y fina ironía”, destacó del anterior consejero de Educación. Pero a todos ellos afirmó desde el punto de vista del trabajo y del equipo, y sobre todo desde el aspecto personal. “Termina una etapa, no la amistad”, aseguró.

A los nuevos y a los que siguen, les agradeció que hayan echado la "pata pa lante" y acompañen al presidente de la Junta en esta nueva etapa de "mezcla de ilusión y vértigo", pero en la que hay "ganas y ningún miedo".  






Buscar tiempo en otra localidad