+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sin fortuna en la Comunidad que más jugó

 

José Luis Álvarez, de la Posada del Teniente de Toral de los Vados, brinda por el premio. L. DE LA MATA -

07/01/2017

dl | leòn

El sorteo se mostró esquivo con Castilla y León, la comunidad autónoma que más dinero ha jugado y que ha recibido poco más de medio millón fruto de varios décimos del segundo premio (95.379) vendidos en distintos puntos de León, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora.

Apenas media docena de décimos han resultado agraciados de los 3.182.279 consignados en Castilla y León, a razón de 25,75 euros por persona, y sólo medio millón de los 630 repartidos en toda España para este sorteo han caído en esta comunidad autónoma, la más extensa del territorio nacional.

Bares y mesones como el Taquita en Valdestillas, a unos veinticinco kilómetros de Valladolid, han vendido por terminal alguno de los pocos décimos agraciados en Castilla y León, por lo que no se conoce a sus afortunados propietarios ni se han producido, como es habitual en este tipo de sorteos, las escenas de alegría y brindis por el dinero llovido.

Al décimo expendido en Valdestillas hay que añadir, en el caso de la provincia de Valladolid, otro vendido en el Bar Plaza de esta capital, en La Rondilla, donde ha respondido a los periodistas su propietario, Lubomir Petrov, de nacionalidad búlgara, antiguo empleado del establecimiento que decidió asumir el negocio después de la jubilación de su dueño.

De la misma manera, un décimo del segundo premio y por máquina, el Bar Los Arcos ha repartido 75.000 euros en Alcañices (Zamora) cuyo propietario, Carlos Fuentes, ha explicado que hace tres años también vendió un décimo del segundo premio de El Niño.

«Estamos muy contentos, pero con algo de pena de que no haya sido alguna serie», ha explicado tras conocer el número agraciado cuando seguía la emisión del sorteo por la televisión.

De momento, no sabe quién es el cliente afortunado, algo que considera «muy difícil» porque vende mucha lotería a vecinos del pueblo y de otros próximos, incluso a ciudadanos portugueses que frecuentan esta población situada en junto a la frontera de Portugal.