+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Beatriz Escudero pone brillo al botillo en la Casa de León

La presidenta de Vitartis, mantenedora del festival del embutido berciano en Madrid.

 

El presidente de la Diputación, de la Casa de León, y Escudero. VIECO -

11/03/2018

pacho rodríguez | madrid

Llueve Bierzo en Madrid. Por fuera parece melancolía, pero, por dentro, el botillo 71 cae con la fuerza de las personas. Dos mujeres cobraron el valor de la excelencia provincial para representar León en Madrid en la Fiesta del Botillo que celebra caiga quien caiga la Casa leonesa en la capital presidida por Alfredo Canal. Frases de mujer: Angelita Rebollo, investigadora al más alto nivel, en París, a la caza del eureka contra el cáncer de mama (está cerca con esa molécula para curar los tumores más agresivos): «Sé a qué hora voy a trabajar pero no sé cuándo voy a salir», y lo dice por empeño no por denuncia. O cuenta Beatriz Escudero, la gran mantenedora del evento y la mejor Intervención en años desde que se celebra en Madrid este botillo: «He aprendido a ser mujer y madre y trabajar y no autoflagelarme», asegura la gran gurú del mundo de las infusiones al frente de Pharmadus y presidenta de Vitartis. A la cita también acudió el presidente del Consejo del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel. La combinación perfecta de los homenajeados junto a Escudero y Rebollo la representó Saúl Ordóñez Gavela, medalla de 800 en atletismo en Birmingham, bronce que sabe a gloria de oro, pero que además aporta el encanto de las personas que son para no perderse o hacerlo con ellas. Bembibre, como dijo Beatriz Escudero, también fue homenajeada, como ciudad «a la que tienes que ir», reclamó. José Manuel Otero Merayo, como alcalde, reivindicó el lugar y sus gentes y un sitio que tiene como bandera el deporte. Los Pamplinas, grupo folk que confirma que lo suyo es hacer música sin edad, regalaron gracia a cambio de aplausos. Y después de los vinos de Aníbal de Otero, Martín Codax, Almázcara, Guerra, Godelia, Prada a Tope, Bodega del Abad y consejo regulador DO Bierzo, la melancolía lluviosa acabó rompiendo fronteras desde el Bierzo hasta Cegoñal para ser sonrisas. O hasta Valencia de Don Juan, que para eso estaba también Juan Martínez Majo, presidente de la Diputación de León, quien reivindicó la provincia que de esquina a esquina no se parece en nada pero se identifica como esencia del Noroeste. Un consenso territorial que se concreta hasta en Japón. Porque Beatriz Escudero dijo: Ikigai. Mohais. Yui-maru. Que quiere decir más o menos la idea universal de que si uno se alimenta bien y hace cosas que le unan a los demás, se sentirá mejor. Es decir, la idea general que se practicó ayer, concretaba. Eso, por supuesto más una infusión y hacerse socio de la Casa de León, según Escudero, alarga la vida. Uno mismo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla