+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Crónica | manuel enríquez / carlos fidalgo

Carnicer, en la memoria

Medio siglo después de escribir «Donde las Hurdes se llaman Cabrera» el autor berciano que levantó ampollas con su libro recibe un homenaje póstumo en Cataluña

 

Borrar Foto Pie Foto1: Producer Foto1: - M. ENRÍQUEZ

22/02/2010

A mediados de los años sesenta, con el franquismo en retirada y la miseria bien asentada en los pueblos de La Cabrera, al villafranquino Ramón Carnicer quisieron procesarle los dirigentes de la entonces Diputación provincial por haber escrito un libro de viajes. El libro, claro, era Donde las Hurdes se llaman Cabrera , el más famoso de los que firmó su autor, y fue toda una bofetada en la conciencia de las autoridades, que poco hacían por remediar la pobreza y la incomunicación en la que vivía el suroeste de la provincia. Medio siglo después, y fallecido Carnicer en el 2007, ha sido la misma institución, ahora en democracia, la que corrigió en la noche del sábado el desatino en el que estuvieron a punto de caer quienes representaron al ente provincial en otra época.

La viuda de Ramón Carnicer, Doireann MacDermott y su hijo Alonso Carnicer, recogieron el título de Berciano Ilustre en Cataluña de manos de la presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco, y en el transcurso del Festival del Botillo que la Asociación de Bercianos en Cataluña celebró en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona. Carrasco, como ya adelantó ayer este periódico, no dejó de valorar a Carnicer, un escritor que no recibió demasiados homenajes en vida, como «un ejemplo moral».

El reconocimiento póstumo a Carnicer reunió a más de trescientos bercianos afincados en Cataluña, a gentes del mundo de la literatura del Bierzo, como el reciente Premio Nacional de Poesía, el también villafranquino Juan Carlos Mestre -"que como había anunciado faltó al Festival del Botillo de la Casa de León en Madrid y prefirió viajar a Barcelona para no recoger un premio junto al empresario minero Victorino Alonso-" y representantes de las instituciones políticas de León, encabezados por Isabel Carrasco y el presidente del Consejo del Bierzo, José Luis Ramón.

El locutor Luis del Olmo, la poetisa Carmen Busmayor, Antonio Criado, Jesús Courel, el también escritor Cesar Gavela, Mestre y el propio José Luis Ramón se encargaron de repasar la vida y obra literaria de Ramón Carnicer. Unos y otros glosaron sus escritos y las cualidades humanas de este villafranquino del que Del Olmo dijo que hacía vestirse de fiesta a los micrófonos de Onda Rambla con su rico verbo.

El botillo regado por el vino del Bierzo fue el otro protagonista de la noche, que como no podría haber sido de otra manera se inició cantando el A Ponferrada me voy , canción que los bercianos afincados en Cataluña han adoptado como himno. Además, la asociación, aprovechando la celebración del Festival del Botillo ha decidido homenajear cada año a un municipio berciano. Este le tocó a Fabero y recogió la placa su alcalde, Demetrio Alfonso Canedo, que junto al regidor de Peranzanes, Vicente Díaz, el diputado del Parlamento catalán, Fernández Teixidó y el teniente alcalde de Polinya, municipio donde la Asociación de Bercianos en Cataluña tiene su sede, completaron la comitiva de cargos públicos. El faberense Cesar Argüelles le pasa ahora el cargo en la asociación a otro faberense, Bernardo Alba que ayer mismo inició la organización de la octava edición de este festival de exaltación del botillo y de lo berciano en Cataluña.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla