+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL BIERZO ■ TRIBUNALES

Condenan a pagar 820 € al dueño de un mastín sin bozal que atacó a otro perro

Por los daños causados a una perra ‘cooker spaniel’ que paseaba una anciana en Bembibre

 

El ataque del mastín, suelto y sin bozal, ocurrió en un descampado cerca de la calle Robinson. CEBRONES -

14/01/2018

C. F. C. | PONFERRADA

Ochocientos veinte euros, más los intereses legales, por daños y perjuicios. Es la cantidad que una jueza de Ponferrada ha condenado a pagar al dueño de un mastín que, suelto y sin bozal, atacó en marzo de 2014 a otro perro más pequeño, una cooker spaniel que su propietaria paseaba por un descampado de Bembibre. La sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número tres de Ponferrada a la que ha tenido acceso este periódico, que es firme y no puede recurrirse, tiene fecha del pasado 15 de diciembre y ha trascendido después de que durante las pasadas Navidades, un pit-bull —considerada una raza peligrosa que no puede pasearse suelto y sin bozal— atacara gravemente y en pleno centro de Ponferrada a otro perro más pequeño en presencia de varios niños, con la consiguiente alarma, antes de que la propietaria del animal más agresivo lograra separarlo de su víctima y se diera a la fuga.

La agresión del mastín a la cooker spaniel que ha terminado en condena judicial tuvo lugar el 8 de marzo de 2014 en las inmediaciones de la residencia de mayores El Santo, en el descampado que se encuentra al final de la calle Ingeniero Robison. El fallo que estima parcialmente la demanda interpuesta por la hija de la propietaria de la perra cooker llamada Lia —solicitaba el pago de hasta 1.720 euros— asegura que el perro del demandado, el vecino de Bembibre I.A.A. «se encontraba suelto y sin bozal», y «en actitud agresiva se abalanzó» sobre el animal más pequeño que paseaba su dueña, G.F.L, ya fallecida, hasta causarle «heridas con desgarro de piel en la zon lumbrosacra de la columna central de la espalda y en la zona inguinovulvar».

Las lesiones de Lia requirieron la atención de una clínica veterinaria de Bembibre que tuvo que realizar varias radiografías, tratamientos inyectables y orales para calmarle el dolor a la perra y evitar que se le infectaran las heridas. El animal tuvo que permanecer con su parte trasera inmovilizada durante días y la factura del veterinario ascendió a 220 euros.

La sentencia asegura en sus fundamentos de derecho que «el demandado en un principio manifestó que se hacía con los gastos» y así se lo reiteró a los dueños de Lia cada vez que los veía, hasta que, en vista de que no cumplía su palabra, fue denunciado nueve meses después de los hechos.

El Juzgado de Instrucción número dos archivó la denuncia penal a finales de enero de 2015 porque la falta había prescrito al haber transcurrido más de seis meses desde el ataque. Pero dejó abierta la vía civil.

La defensa del dueño del perro en la acción civil alegó que el mastín no era un animal peligroso y que los hechos también habían prescrito por la vía civil, pero la magistrada del Juzgado número tres entiende que los dueños de Lia todavía estaban dentro de plazo para reclamar daños y perjuicios. «El mastín es un animal corpulento y de envergadura» que requiere más cuidado y atención, afirma la sentencia, que recuerda además que en octubre de 2012 «se produjo otro incidente con lesiones personales, tramitando en el Juzgado de Instrucción número cuatro de Ponferrada».

Una vecina del barrio declaró como testigo y aseguró que «los hechos ya se habían producido otras veces, incluso con la perra de su hijo». El fallo señala que el demandado tampoco compareció en el juzgado para ofrecer otra versión del suceso, por lo que la magistrada da por acreditada la agresión tal cual la cuenta la demandante.



Club de prensa

   
2 Comentarios
02

Por carlosfidalgo_ponfe 13:20 - 14.01.2018

El texto de la noticia no dice eso, Román. En ningún momento confunde las dos razas de perro. Gracias por tu comentario.

01

Por Román 12:25 - 14.01.2018

Desde Madrid. Cuidado con el titular. El mastín es un perro típico de León muy beneficioso y útil en la custodia del ganado y en la defensa de éste ante el lobo. Es un animal de carácter bonancible. Por ello no se puede confundir con el Pit-bull, que es lo que dice el texto de la noticia.