+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El número de jóvenes parados que busca salida en el campo se dispara en el 2012

Más de 70 personas se han interesado en Asaja por las Ayudas a la Primera Instalación.

 

Un joven controla que todo marcha bien en su explotación de Lamagrande (Balboa). - ana f. barredo

m. j. alonso | ponferrada
17/04/2012

Desde que la industria y la construcción comenzaran a caer en picado en el Bierzo, son muchos los que han buscado una salida laboral en el campo. En los últimos años, la ganadería y la agricultura han pasado de ser un sector marginal entre los más jóvenes, a convertirse en un opción profesional, tal y como refleja la estadística de la que dispone el sindicato agrario Asaja, basada en el número de personas interesadas en las Ayudas a la Primera Instalación de jóvenes agricultores de la Junta de Castilla y León. En el año 2011, Asaja contabilizó catorce nuevas incorporaciones al sector primario. Todas ellas de personas con menos de 40 años, ya que es éste uno de los requisitos. Este año, en tan sólo tres meses, ya han sido más de 70 quienes han solicitado información para poder optar a la mencionada línea de ayudas.

De todos los que se han asesorado para dedicarse a la ganadería o a la agricultura de manera profesional, sólo un 20% lo conseguirán, según fuentes de Asaja. Y es que no todos cumplen con los requisitos ni disponen del dinero necesario para acometer las inversiones precisas. Así, según la experiencia del sindicato, serán catorce los que salgan adelante. Y eso, atendiendo a las cifras registradas a fecha 4 de abril, con lo que el número puede multiplicarse por tres de cara a final de año. En el primer trimestre del 2012 se estaría igualando el balance anual de todo 2011.

A través de las Ayudas a la Primera Instalación de jóvenes agricultores, la Junta concede hasta 30.000 euros para el inicio de actividad, pero el desembolso hay que hacerlo con antelación. Es decir, la subvención cubre los gastos a posteriori, una vez el negocio está montado. De ahí que muchos, ante la falta de recursos, tiren la toalla.

Ganado —con especial predilección por el caprino—, invernaderos para cultivos hortícolas, instalaciones de cultivos hidropónicos, que utilizan sustratos ricos en nutrientes en lugar de suelo agrícola para cultivar las plantas; fruticultura, sector apícola y cultivo de cereal son algunos de los proyectos que tienen en mente quienes acuden a Asaja en busca de asesoramiento y ayuda. «Es gente, sobre todo, que pertenecía a la rama de la construcción o trabajaba en empresas que han presentado expedientes de regulación y buscan en la agricultura y la ganadería un medio de subsistencia. La mayoría desciende de pueblos donde tienen alguna tierra en poulo que pretende recuperar», explicó la técnico de Asaja en Ponferrada, Justina Bello.

Especial tirón están teniendo los invernaderos, porque su cultivo es intensivo y no requiere una gran superficie, y el ganado caprino, que no precisa para pastar parcelas de pasto cuidado, basta con una zona de monte cerrado.



Club de prensa