+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los críticos dicen que se van porque unos burócratas con grandes sueldos teledirigen el partido

Un grupo de 248 militantes del PP se dan de baja por sentirse maltratados

Acusan a Herrera, Mañueco, Carrasco y López Riesco de amordazarles con numerosas presiones

 

Manuel Félix - ponferrada
Manuel Félix 26/03/2006

La escisión que se venía perfilando desde hace meses cobró finalmente cuerpo en las filas populares del Bierzo. Ayer, el que fuera secretario provincial del PP, diputado nacional, alcalde de Toral y cabeza visible del sector crítico, Ángel Escuredo, anunció en su nombre y en el de 248 afiliados más la renuncia de todos ellos a la militancia y se dieron de baja en el partido. El motivo no es otro que el sentirse «maltratados y amordazados» por la cúpula regional del PP, con el presidente Juan Vicente Herrera y el secretario general, Alfonso Fernández Mañueco, a la cabeza; y presionados a la vez por la presidenta provincial, Isabel Carrasco, el delegado de la Junta, Eduardo Fernández, con el alcalde de Ponferrada López Riesco como inductor, y con el presidente comarcal de la formación, Fidel Cerezales, como «la persona que hace los trabajos sucios de la regional». Escuredo dijo que si ahora los que se van representan el 35% de la afiliación real del Bierzo, existen otros militantes, entre ellos destacados alcaldes y concejales que, de momento, no han dado el paso, porque se perjudicaría su municipio, puesto que han sido amenazados por los que gobiernan la Junta. «No recibirían ni un puto duro, les llegaron a decir», explicitó Escuredo. Éste confesó que se van con pesar, que intentaron arreglar las cosas, pero les han respondido con desprecio y e intentando arrinconarlos. Añadió que desde que se fue Aznar y Lucas de la regional, han cambiado las cosas, convirtiéndose el PP en meros burócratas, que teledirigen al resto «desde un despacho con buenos sueldos y más preocupados del cemento que de los problemas reales». Escuredo reconoció que son incómodos dentro del PP, porque a ellos no les gusta ver cómo, por ejemplo, el TSJ dice que se han construido 3.000 viviendas de más en La Rosaleda. «Nos han puesto a los pies de los caballos», resumió.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla