+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

PONFERRADA ■ SANIDAD

Un hospital sin baños y rampas para pacientes con discapacidades

Sanidad Pública del Bierzo denuncia el incumplimiento del plazo para la eliminación de barreras arquitectónicas en el Hospital.  Critican la ausencia de rampas y ascensores en algunas zonas del centro así como la falta de baños adaptados al uso de minusválidos en las habitaciones

 

Un hospital sin baños y rampas para pacientes con discapacidades -

DL | REDACCIÓN DIGITAL / ICAL
05/03/2018

La asamblea de usuarios por la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana denunció hoy el incumplimiento de los plazos para solucionar las carencias del Hospital Comarcal en materia de barreras arquitectónicas y accesibilidad. Según explicaron, la ley que protege los derechos de los discapacitados obligaba a los edificios a adaptar sus instalaciones antes del 4 de diciembre de 2017, aunque el colectivo denuncia la existencia de “carencias” como la ausencia de rampas y ascensores en algunas zonas del centro así como la falta de baños adaptados al uso de minusválidos.

La asamblea detalló que “las rampas de acceso a Urgencias y Rehabilitación son tan inclinadas que una persona minusválida no podría subir ni bajar sin ayuda, igual que la rampa de Consultas externas y dermatología”. En la misma línea, reclamaron que se instale un ascensor o una rampa, desde el aparcamiento a Urgencias y Consultas Externas, y criticaron el bajo número de plazas de aparcamiento para minusválidos ante la entrada principal y el hecho de que “siempre o casi siempre están ocupadas y no por personas que lo necesitan”. “Hacen falta más plazas, mejor distribuidas y mejor vigiladas”, aseguraron.

En cuanto al problema de los baños, la asamblea remarcó que “los baños comunes deberían ser más grandes y sin mamparas de obra delante de los retretes, ya que dificultan la salida del baño”. En cuanto a los baños de las habitaciones, el colectivo lamentó que “si una persona minusválida queda ingresada varios días, no podrá ducharse porque las puertas del baño de las habitaciones son de entre 64 y 66 centímetros de ancho, insuficiente para una silla de ruedas que necesita unos 90 centímetros como mínimo”.

Según fuentes de la gerencia del centro, el Hospital ya trabaja en varios de esos puntos, como la construcción de rampas, la sobreelevación de los pasos de cebra, la eliminación de obstáculos, el incremento del número de plazas de aparcamiento para minusválidos y la mejora y adecentamiento de accesos al hospital. Además, insistieron las mismas fuentes, “en cada una de las plantas de hospitalización existe, al menos, un baño adaptado”.



Club de prensa