+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La Junta anima al Alto Sil a retomar su declaración como Espacio Natural

El jefe del Servicio de Espacios Naturales pide la «complicidad» de los municipios.

 

José Ignacio Molina, jefe del Servicio de Espacios Naturales de la Junta, ayer en la Uned. - l. de la mata

C. Fidalgo | PONFERRADA
05/11/2015

La Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León animó ayer a los municipios del Alto Sil a superar sus diferencias y retomar los trámites para declarar a la zona como Espacio Natural Protegido. Y lo hizo a través del jefe del Servicio de Espacios Naturales, José Ignacio Molina, que viajó a Ponferrada para participar en el segundo Congreso Territorial del Noroeste Ibérico que organiza el Campus Noroeste de la Universidad Nacional a Distancia.

Molina recordó que las discrepancias entre los ayuntamientos de la zona, que abarcaría áreas de los municipios de Páramo y Palacios del Sil y de Villablino hasta sumar en torno a 40.000 hectáreas de terreno, mantienen paralizado el proceso para que el Alto Sil se convierta en el segundo Espacio Natural del Bierzo después de Las Médulas y la Junta sólo podrá impulsarlo de nuevo con la «complicidad» de las entidades, ahora que hay nuevos responsables políticos.

José Ignacio Molina defendió en el centro asociado de la Uned la importancia de figuras de protección como las reservas de la biosfera o la Red Natura 2000 en la ordenación del territorio rural, tanto como en la preservación del medio natural y la fauna. Y alertó sobre el riesgo de crear «islas» de espacios protegidos que puedan resultar contraproducentes en las zonas fronterizas con los límites de protección. «Es necesario conectar (las áreas protegidas) para evitar que se conviertan en elementos aislados», afirmó a los periodistas, instantes antes de su ponencia y advirtiendo del llamado «efecto borde».

Desarrollo sostenible

En el caso del Alto Sil, la presencia de comunidades de osos pardos, recuperadas en los últimos años gracias a la labor de la Fundación Oso Pardo, y de urogallos, además de la explotación de la ganadería y los recursos forestales son suficiente estímulo para lograr la declaración.

El jefe del Servicio de Espacios Naturales de la Dirección del Medio Natural apostó por las nuevas figuras de protección de la naturaleza como instrumento para lograr un desarrollo sostenible en áreas rurales.



Buscar tiempo en otra localidad