+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Bierzo ■ Universidad

La ULE asegura Podología para el Campus con todas las garantías

El rector defiende el proyecto, ratifica los plazos marcados y denuncia el trato del Copcyl.

 

El rector de la Universidad de León ha sido el primero en defender el grado. L. DE LA MATA -

17/05/2018

maría carro | ponferrada

No hay marcha atrás. La Universidad de León (ULE) sigue y seguirá adelante en el diseño del grado de Podología con la idea de empezar a impartirlo en el Campus de Ponferrada en 2019. La queja pública efectuada por el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla y León (Copcyl) no ha hecho mella en la voluntad del rectorado de la ULE, que en las últimas horas ha vuelto a ratificar ante la Junta de Castilla y León su compromiso con el desarrollo de dicha titulación, según confirmó ayer mismo el rector, Juan Francisco García Marín, que aseguró haberse quedado «perplejo» tras leer en prensa las declaraciones del presidente del Copcyl, José Luis Muñoz, y rebatió cada una de sus afirmaciones.

«No aporta absolutamente ningún dato de nada, ni de cuántos profesionales hay, ni de cuántos deja de haber, ni cuáles son las necesidades de la sociedad, en qué especializaciones», dijo el rector, afirmando que «lo más grave de todo es que cuestionan a la Universidad de León y lo que va a impartir, es decir, dan por sentado que va a ser un perjuicio para los estudiantes y que se va a impartir con una baja calidad. Eso lo dicen desde ya».

Respecto a esto último, Juan Francisco García Marín quiso recordar que existen unos estándares de calidad marcados por la Junta de Castilla y León que todo grado universitario tiene que cumplir para poder ser impartido, y el de Podología no va a escapara a esa regla básica. «Existe un Real Decreto de 2015 sobre requisitos para la creación de centros en el se que marcan unos mínimos, que te dice lo que hay que hacer y las competencias que hay que adquirir. Si no se pasan esos controles de calidad para la implantación del grado, éste no se aprueba», apuntó la máxima autoridad de la Universidad de León, puntualizando que «la Junta de Castilla y León ya aceptó la implantación del grado siempre que se cumplan las condiciones». «Ayer mismo hubo una comisión académica de universidades y se volvieron a ratificar las titulaciones que ya están programadas, entre ellas Podología. Así que, si la memoria que estamos elaborando es aceptada por la Agencia de Calidad de la Junta, se empezará a impartir como está previsto», aseguró el rector.

Precisamente, en relación a esa memoria, García Marín adelantó que está elaborada al 80%, a falta de perfilar algunos detalles, y que en la misma se especificará todo, incluido el presupuesto al que también alude el Copcyl, asegurando que será muy elevado. «Eso es cosa nuestra», dijo el rector al respecto de la inversión necesaria.

Lo que más le ha molestado al responsable de la ULE es que se cuestione la calidad del trabajo desarrollado, porque daña su imagen» y se trate de confundir a los alumnos con temas como la precariedad laboral y la falta de salidas profesionales, o diciendo que muchas universidades han dejado de impartir Podología por ello. «El número de universidades que tienen Podología no son muchas, pero en todas hay mayor demanda que oferta y la única que ha cerrado el grado es una privada porque hay que cumplir una serie de exigencias en prácticas y resulta cara», aseveró García Marín.

También criticó el rector de la ULE que, de antemano y antes incluso de conocer sus prestaciones, el Colegio de Podólogos de Castilla y León desacredite la clínica universitaria proyectada para el Campus de Ponferrada. «¿Por qué piensas que el clínico universitario no va a cumplir los mínimos exigidos y no va ser eficaz», se preguntó, para después desmentir que no haya habido contacto entre ULE y Copcyl.

«Hemos mantenido conversaciones desde julio de 2016 y la primera vez yo hablé directamente con el presidente del Colegio de Podólogos. Luego, mantuvimos diferentes comunicaciones y, finalmente, una reunión con representantes del colegio. Les pusimos encima de la mesa todas las posibilidades de colaboración y siempre ha habido una única respuesta: que no se implante el grado de Podología», describió el rector, que pese a ello reitera que «el grado va adelante».

Sobre que se cuestione el modo en que la formación de nuevos podólogos va a afectar a la calidad del servicio a la sociedad también se pronunció García Marín. «Hombre, el que salgan nuevos profesionales bien preparados y actualizados no creo que sea perjudicial para dar servicio a la sociedad», dijo, recordando que «cuando un grado se instala en una universidad pública, aparecen cursos de especialización para profesionales, másteres, etcétera» que pueden contribuir, precisamente, a todo lo contrario, es decir, a mejorar la calidad del servicio que se presta al ciudadano.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla