+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MEMORIA DE UN ALCALDE MÍTICO

«Las mociones de censura no me gustan, la voluntad del pueblo se expresa en las urnas»

«Hay que tender puentes», es la máxima de Celso López Gavela a sus 88 años. El hombre que más tiempo ha ocupado la alcaldía de Ponferrada en democracia verá como Pleno concede mañana su nombre a un viaducto que nunca quiso inaugurar. Si le preguntan por la moción de censura que ha aupado a Folgueral, dice que, en general, lo que no sea votar en las urnas «es una fantasía». Por algo perdió una cuando no eran vinculantes

 

Celso López Gavela, durante la entrevista que ayer concedió a este periódico en el despacho del piso donde reside - ANA F. BARREDO

CARLOS FIDALGO | PONFERRADA
27/04/2014

A Celso López Gavela le gustaba mucho una frase del último discurso de Salvador Allende: «Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor», había augurado el presidente chileno a través de los micrófonos de Radio Magallanes, en los primeros momentos del golpe de Estado que le iba a costar la vida y con los aviones de la fuerza aérea movilizados por el general Pinochet sobrevolando el Palacio de Gobierno. Le gustaba tanto, cuenta su amigo José Álvarez de Paz, otro histórico del socialismo berciano, que propuso que la zona verde paralela al río en el Polígono de las Huertas llevara el nombre de Parque de la Concordia y tuviera una hilera de álamos en el paseo. Los álamos ya no existen. El Ayuntamiento los arrancó una década después de que dejara de ser alcalde. Pero el parque no ha cambiado de nombre y López Gavela, que ha cumplido los 88 años, también sigue siendo un hombre libre.

—¿Cómo es su vida de jubilado, a los 18 años de abandonar la política?

—Salía poco de casa. Y después tuve un ictus que fue el que me inmovilizó prácticamente. Pero bueno, estoy en plena tarea de rehabilitación. Haciendo mucha rehabilitación y bien, bien.

—Pepe Álvarez de Paz, con el que estuve hablando antes de llamarle, me dice que usted tenía alergia a las inauguraciones y ahora le dan su nombre a un puente del que, si no me equivocó, nunca llegó a cortar la cinta.

—No. No me preocupé mucho de andar con inauguraciones, no.

—¿Y cómo se ve con su nombre en ese puente que nunca inauguró?

—No me gustan los nombres tan largos. No sé lo que quieren hacer, pero me da la impresión de que no va a ser un puente de una sola palabra. Y eso es lo que me gusta menos, porque la gente no quiere los nombres complicados para citarlos. Me hubiera gustado más un nombre corto. Lo más corto posible.

—Ya hay un precedente con el puente del alcalde Luis García Ojeda.

—Ya. Bueno.

—Después 16 años en la alcaldía, ¿fue el Polígono de las Huertas, con el puente y el Parque de la Concordia su mejor obra?

—Vamos a ver... (se lo piensa). La obra que más me gustó y que quería hacer era la Casa de la Cultura. Aquí no había biblioteca. Los libros estaban esparcidos por varios locales. Eso no me gustaba. Yo iba dos veces al día a sacar libros y no me gustaba la dispersión. Entonces teníamos más de tres mil.

—¿Le dolió que talarán los álamos?

—Sí (tajante).

—Era la idea del parque. Aquella frase de Allende...

—Sí. Me hubiera gustado que perdurasen. En algún sitio.

—Celso... Y el peor momento de sus mandatos, ¿cuál fue?, ¿el momento en que, me cuentan, echó a cierto constructor de las Torres Marpa (José Martínez Núñez) de su despacho?

—Sí. Hubo alguien que llegó al despacho, no voy a decir su nombre porque no me gusta personalizar, que trató de que yo aceptase una petición que había hecho. Y era ilegal. Estaba en un terreno que no se podía consentir. Y estuvo un poco fuerte en la expresión y le invité a marcharse.

Honestidad

Celso López Gavela, que nació un 10 de diciembre de 1925 en la localidad asturiana de Ibias y llegó a tener tres cargos públicos simultáneos porque además de alcalde fue senador (1983-1987 y 1989-1993) y procurador en las Cortes de Castilla y León (1983-1989) recibe a Diario de León en el piso donde reside, con vistas al parque del Plantío y con el carrito de la compra haciendo guardia a la puerta. José Álvarez de Paz, que fue eurodiputado y gobernador civil de Pontevedra recuerda que las malas lenguas decían que López Gavela tenía una pazo en Portugal. En realidad, pasaba las vacaciones con su mujer en un apartamento de una habitación en Bayona.

—Fue usted un alcalde muy querido por la gente, pero también odiado por rivales políticos. Circularon insidias por la ciudad que ponían en duda su honestidad. En una de sus últimas entrevistas, decía que cuando dejara la política, viviría de su despacho de abogado o de su pensión. Y eso es lo que ha hecho todos estos años. ¿Qué opina de la corrupción actual, de las protestas de los ciudadanos que piden una democracia real o de lo que acaba de afirmar el fiscal general del Estado, que se queja de que los jueces no tienen medios para combatir la corrupción?

—No sé exactamente en que se basará. Desde luego que hay corrupción, pero hay mucha gente honrada también. Hay que distinguir las cosas. Conozco a gente de mi partido y del resto de los partidos, amigos míos, que son totalmente honrados. Yo puse como símbolo de mi futuro político la honradez absoluta y puedo decir con toda tranquilidad que he sido absolutamente honrado en mi época de alcalde y en cualquier otra. En el aspecto económico, nunca he tenido ningún contacto con gente más o menos despreciable. Algunas veces tuve que llamar la atención en el Ayuntamiento a alguno, pero en general, a mí la gente me respetó siempre y yo respeté a todo el mundo, o por lo menos procuré hacerlo. Y poco más tengo que decir. Que ha habido corrupción y que la pueda haber, sí. En toda la historia de la humanidad ha habido corrupción. Eso no se puede evitar.

—No puedo terminar sin preguntarle por lo que ha pasado en Ponferrada con la moción de censura, con el pacto del PSOE con Ismael Álvarez, y con la salida del alcalde, de Samuel Folgueral, del partido.

—Son cosas muy delicadas... En general, las mociones de censura no me gustan. Yo tuve una moción de censura que quedó en nada al final. Ahora, yo creo que la voluntad del pueblo se expresa en las urnas y lo demás son fantasías.

—¿Y qué le parece que también le concedan ahora una calle a Juan García Arias, el último alcalde republicano, que murió fusilado? ¿Hubiera sido imposible dedicársela cuando usted empezó como alcalde en 1979?

—No conocí a Juan García Arias, el último alcalde de la República. Conocí a su hijo (José Luis García Herrero) y me parece una atrocidad lo que pasó. Así que, hoy me parece muy bien que se le reconozca su trágico historial con algún recuerdo.

—¿Asistirá esta vez a la inauguración del puente con su nombre?

—No lo sé. Solamente sé que un grupo de personas se han movido y me han venido a ver porque querían saber mi parecer sobre este hecho. Ya me había olvidado del asunto. Les dije que bueno, que me dejasen tranquilo porque no necesitaba ya ninguna clase de reconocimiento, aunque se lo agradecí. Pero en fin, parece que continúan con el proyecto y yo no tengo nada más que decir. Darles las gracias por su interés.

   
3 Comentarios
03

Por maidole 17:20 - 27.04.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

si este alcalde le da nombre al puente de los Faraones y a otro Alcalde de la republica le van a dar una plaza espero que a Voces el Sacerdote asesinado en Orellan le pongan una plaza tambien en Toral de Merayo

02

Por Encina 13:55 - 27.04.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nunca lo vote, pero es una gran persona y cómo político no lo hizo mal, aunque algunas cosas no nos gustaran, pero es parte de nuestra historia, me alegro de verlo, lo suelo ver por la rosaleda del parque en primavera un abrazo.-

01

Por ramiro 10:58 - 27.04.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Este hombre es un antiguo. Mira que creer que la voluntad del pueblo se expresa en las urnas y lo demás son fantasías. Está muy equivocado. Eso solo es así cuando ganan los tuyos. Cuando no es así lo guay es echarse a la calle continuamente y tratar de echar al gobierno legitimamente elegido mediante mareas verdes, blancas, amarillas y de todos los colores.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla