+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Lo único que puedo decir es que yo no lo hice», declara el imputado

 

11/01/2017

En el último turno de palabra, el sospechoso fue tajante: «No tengo nada que decir, simplemente que no fui yo». El acusado, un joven rumano de 19 años en el momento de los hechos, reiteró durante toda la mañana que no tenía nada que ver con los cargos que pesan sobre él.

Por eso su letrado defensor bordeó la exasperación en alguna fases de la vista. Protestó amargamente por la falta de encaje de los hechos en el delito tipificado como agresión sexual y en el de detención ilegal, solicitados por la acusación particular, para la que el letrado defensor pidió el pago de las costas «por emplear mala fe en el ejercicio de sus facultades».

«¿Cómo puede ser que mi cliente tenga en la mente una agresión de estas característica y ya con la luz del amanecer, que podría facilitar su identificación se atreva a pedir fuego a una persona a la que luego va a atacar? Es de locos», aseguró el abogado.

Se quejó también de que desde su punto de vista la instrucción no fuera «precisamente la mejor» y lamentó que los principales testigos hubiesen podido declarar desde Ponferrada por videoconferencia en lugar de personarse en la sala de vistas de la Audiencia Provincial de León. Criticó también el hecho de que la única oportunidad en la que el sospechoso fuese reconocido fuera la posterior al hecho de que la víctima y la principal testigo hubiesen podido visitar su perfil de Facebook, circunstancia que desde su punto de vista afectaba notablemente al criterio. «Es su mirada, es él, es él», aseguraron no obstante las dos jóvenes en su videoconferencia.

Las partes elevaron sus conclusiones a definitivas en los mismos términos en los que habían planteado las propuestas. El Ministerio Fiscal solicita once meses de cárcel y una indemnización de 1.300 euros por las lesiones causadas. La acusación particular eleva la indemnización a 6.000 euros por las secuelas psicológicas y a criterio de la defensa, procede la libre absolución por falta de pruebas.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla