+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MGWine toma el control de Tilenus tras su adquisición a la burgalesa Frías

Es la cuarta bodega que se incorpora al grupo alicantino que preside Luis Miñano.

 

Bodegas Estefanía, en la localidad ponferradina de Dehesas. - dl

j. c. f. | ponferrada
24/05/2015

Hacerla despegar. Esas son las palabras que mejor definen los propósitos con los aterriza MGWine Group en la berciana Bodegas Estefanía, popularmente conocida por el nombre de su producto estrella: Tilenus.

La empresa alicantina, propiedad del empresario Luis Miñano San Valero, acaba de hacerse con el control de la bodega de Dehesas que nació en 1999 de la mano del grupo alimentario burgalés Frías. Y lo hace para inyectar en Bodegas Estefanía (Tilenus) lo mejor que puede aportar este grupo: músculo financiero y su red de comercialización.

Así lo reconocía a Diario de León el director general de MGWine Group, Sergio Sachnowsky, quien aseguraba que la filosofía de la bodega berciana no va a cambiar, más bien al contrario, ya que fueron las peculiaridades de este bodega las que despertaron el interés del grupo. «Encajaba perfectamente en el decálogo de MGWine, que buscamos bodegas pequeñas, que no superen las 250.000 botellas de producción, que el viñedo sea 100% en propiedad porque creemos que el vino se hace en la viña no en la bodega, que sean la máxima expresión de la terroir y de las variedades de éste, certificación ecológica o en su defecto un compromiso de máximo respeto medioambiental,...» desgrana Sachowsky como las cualidades que encontraron en Bodegas Estefanía para dar su primer salto fuera del sureste español.

Como ha sucedido con las otras adquisiciones que ha realizado este grupo a lo largo de sus poco más de dos años de existencia, MGWine apuesta por mantener el patrimonio humano de la bodega. De hecho, al menos en esta primera etapa, continuará al frente de la misma como director Pablo Frías, mientras que como enólogo apuestan decididamente por mantener a Raúl Pérez.

Parece claro que con MGWine no llegará la revolución a Bodegas Estefanía, siendo la suya una apuesta más por la ampliación de su cartera de vinos en su línea de producción. «La estrategia estaba bien definida, les fallaba la comercialización. Y ahí es donde entramos nosotros» apunta el director de MGWine, quien quiere convertir al grupo en un sinónimo de calidad para los consumidores. «Queremos que haya una sola certeza en todo el mundo: que quien vaya a adquirir un vino de MGWine tenga claro que va a adquirir un vinazo», señala.

Como en anteriores adquisiciones de MGWine Group no han trascendido los detalles del montante económico en que se ha movido la transacción. «Esos son datos que no dispongo, pero sí le puedo informar que Tilenus era una marca de prestigio que conocíamos y la adquisición de la bodega nos fue ofrecida a través de operadores».

El grupo alicantino cuenta, tras incrementar su presencia en el mercado con la bodega de Dehesas, con otras tres bodegas en la zona del levante español. El primer acercamiento de MGWines al mundo del vino se concretó en 2013 con la adquisición de la bodega Sierra Salinas, ubicada en Villena (Alicante) y con una producción de 200.000 botellas al año y con la variedad Monastrell y la Garnacha Tintorera como banderas. Ese mismo año hacía su segunda muesca al adquirir Casa Corredor, con viñedo repartido entre Albacete y Alicante y con las variedades blancas Moscatel y Macabeo como apuestas.

Antes de la adquisición de Bodegas Estefanía, la empresa de Luis Miñana San Valero había adquirido Bodegas Lavia en la región de Murcia. Una compra que se consumó en 2014 y que aportó al grupo 60.000 botellas de vino elaboradas con la Monastrell.