+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Pop art junto a la sala de partos

La sala de espera de la maternidad del centro hospitalario del Bierzo se ha convertido en los últimos diez años en la capilla sixtina de los nacimientos entre la alegría de los padres y el malestar del personal

 

Esta sala de partos se ha convertido en cuatro metros cuadrados de exaltación de la felicidad de cie - luis de la mata

lydia alonso | ponferradalydia alonso | ponferrada 14/07/2011

«Aquí nació Alejandro. Peso: 2 kilos 800 gramos. Hora: 09.35 p.m. Te queremos, tu familia». «Aquí nació Nicole. 13/09/09». Así rezan algunos de los cientos de mensajes que familiares y amigos dejan impresos en las paredes de la sala de espera de maternidad del Hospital comarcal de Ponferrada desde hace una década. Esta tradición comenzó siendo una anécdota y con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los rituales más copiados por los orgullosos padres que reflejan así su enorme alegría por la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Izan, Ainara, Paula, Kevin... son nombres más que conocidos por el personal que ve como esta fiebre por el pop art o graffiti maternal ha invadido una sala de apenas cuatro metros cuadrados, incluyendo además el techo de la estancia. En la habitación, ayer inusualmente vacía, nos encontramos de todo. Desde tímidas muestras de felicidad a la manera de partidas de nacimiento, hasta explosiones de alegría traducidas en dibujos que quieren plasmar al bebé que acaba de llegar al mundo.. El empeño ha llegado a ser tal que ya no sólo la sala está decorada, sino también los letreros que indican el camino a la consulta de obstetricia. Se ha convertido, por tanto, en una red social con su particular muro de comentarios.

«Cuestión de ordenar». El gerente del centro, Alfonso Rodríguez Hevia, titubea sobre como afrontar la cuestión. «Creo que vamos a seguir permitiéndolo. Hay gente que me dicen que es una guarrada, pero yo tampoco lo veo así. Quizás tengamos que ordenar un poco todo este tipo de expresiones y sensibilidades por una cuestión de higiene», admite. Para algunos enfermeros del ala, más que una representación sensible de pop art materno o paterno filial, la práctica se aproxima a la de los prehistóricos ancestros en la cuevas de Altamira. Sólo que ahora los bisontes son cigüeñas y los pigmentos naturales han pasado a proceder de bolígrafos, rotuladores y pinturas. Aunque no hace falta echar la vista muchos años atrás para poder comprobar que estas tradiciones populares se han aferrado a las costumbres diarias de la sociedad. Es el caso, por ejemplo, de los candados enganchados a las barandillas del río Tíber en Roma que, al igual que estos particulares graffitis, muestran el amor de dos personas hacia una nueva vida.

Aunque hay quien considera la sala una especie de pequeña capilla sixtina del parto, las alabanzas entre los profesionales no son lo más común. Parte de los trabajadores y de los propios pacientes se han quejado de las condiciones de esta estancia en la que no pueden entender cómo se ha llegado a tal extremo ya que prácticamente ni un sólo centímetro queda libre de la pared queda libre. Parte de la plantilla del Hospital también tomó la iniciativa de colocar un libro donde padres y amigos pudieran expresar sus sentimientos, aunque duró pocos días. El rito ya era tradición y ya se sabe que las tradiciones son muy difíciles de hacer desaparecer.