+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Susana no va a recuperar el voto fugado a otras fuerzas de la izquierda o a la abstención»

ODÓN ELORZA | DIPUTADO SOCIALISTA

 

Odón Elorza. EFE -

21/04/2017

J. C. F. | PONFERRADA

Durante dos décadas alcalde socialista de San Sebastián y ahora uno de los abanderados de la candidatura de Pedro Sánchez a la Secretaría Federal del PSOE —al que unió su destino con el ‘No es no’ a la investidura de Rajoy—, Odón Elorza se presentó en Ponferrada, invitado por la plataforma ‘Somos socialistas’ de apoyo a Sánchez,

— ¿Qué tiene que decirles a los que afirman que detrás del ‘No es no’ no hay nada más que una reacción contra lo sucedido en el comité federal que liquidó a Sánchez?

— La posición contraria a la investidura de Rajoy significaba el no investir, en primer lugar, por razones éticas, a un presidente que es el responsable político de la corrupción en España. Pero además, era un No a cualquier intento de gran coalición con la derecha, con el sistema. Eso hunde al PSOE y le lleva al aislamiento. Era decir no a quien ha aprobado las medidas más antisociales de Europa, a quien ha provocado la mayor precariedad, exclusión y pobreza de la Unión Europea, a quien hizo un uso abusivo de la mayoría absoluta, y, fundamentalmente una repuesta de coherencia al compromiso adquirido con el electorado.

— Pero usted también rechazaba unas terceras elecciones.

— Siempre he defendido el intento de formar un gobierno alternativo. Y sigo defendiendo ante la gestora, Susana y la ‘vieja guardia’ que ese gobierno alternativo era posible sin contravenir la Constitución ni plegarse a ningún programa extraño del PSOE. Lo que sucede es que la mayoría silenciosa de la vieja guardia y del susanismo restó toda autonomía y capacidad de maniobra a Pedro para intentar un gobierno a la ‘portuguesa’.

— Sánchez lo intentó y no salió...

— El primer intento no salió con la mayoría responsable de Podemos, pero había que seguir intentándolo, no como la primera vez, sino con otra formulación. Con propuestas concretas con medidas de regeneración democrática, social y económica para ver cuál era la respuesta de Podemos. Lo tenía que haber intentado pero no pudo.

— Usted habla de vieja guardia pero lleva en esto de la política más de dos décadas...

— Evidentemente llevo más, pero mis planteamientos no son los de defender gobierno de coalición con la derecha, ni los de no reconocer que el PSOE necesita en estos momentos un cambio importante para adecuarse al siglo XXI para responder a los retos y desafíos de una sociedad globalizada que ha cambiado tremendamente en estos 20 años. Además en este tiempo nunca he desempeñado un cargo orgánico. Cuando fui alcalde de San Sebastián renuncié a cualquier cargo orgánico, pues consideraba que no era correcto ostentar un cargo orgánico para controlarme a mi mismo.

— ¿Va a ser posible recomponer el PSOE tras este proceso de primarias?

— Para nosotros, las primarias son la gran oportunidad de confrontar ideas y estrategias. En el PSOE hay dos posiciones y tienen que quedar bien claras a través de ponencias, propuestas, en temas como la materia territorial, de alianzas,... La socialdemocracia lleva 25 años en una crisis terrible. Si los socialistas queremos recuperar el voto que se ha ido a la abstención o a otras fuerzas de izquierda, con Susana nunca lo vamos a conseguir. Su posición es ambigua, muchas veces vinculada al sistema de poder en España.

— Una última pregunta en clave local. ¿Conoce la situación por la que está atravesando el Bierzo? ¿Hay solución?

— La solución pasa por un compromiso de las fuerzas políticas por realizar actuaciones de inversión en las comarcas mineras para que pueda ir creciendo otro tejido industrial. Las inversiones nuevas en las cuencas son imprescindibles. Hay que hacer referencia a centros tecnológicos, actividades relacionadas con los servicios, la cultura...Y ver qué espacio hay para utilizar la minería del carbón. No se pueden hacer quiebros o no ser constantes en el intento de ese objetivo.