+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Templum Libri crece con 48 facsímiles de códices donados por un catedrático

El berciano Jesús Rodríguez Blanco cede a Ponferrada la propiedad de su colección privada.

 

Tratados de botánica como el Códice Pomar, del siglo XVII, forman parte de la colección. L. DE LA MATA -

Templum Libri crece con 48 facsímiles de códices donados por un catedrático -

13/04/2018

c. Fidalgo | ponferrada

Ponferrada ha tenido suerte con los libros. Al menos con los libros miniados, los lujosos facísimiles de códices medievales, biblias, beatos, libros de horas, catálogos de botánica, tratados de geografía y atlas universales que las editoriales especializadas en reproducir manuscritos incunables han ido realizando en los últimos años. A la fortuna de contar con un mecenas como el coleccionista Antonio Ovalle, que en 2010 cedía su colección de cuatrocientas obras —un centenar de ellas expuestas — para conformar la exposición permanente Templum Libri, el Castillo de Ponferrada recibirá ahora la aportación de otra colección importante con la donación de 48 facsímiles, más sus correspondientes libros de estudio, 16 volúmenes más de diverso interés y una veintena de láminas enmarcadas que acaban de realizar al Ayuntamiento el catedrático berciano de Geografía e Historia afincado en Barcelona Jesús Rodríguez Blanco y su esposa Rosa Núñez. A punto de regresar a su Bierzo natal —Rodríguez Blanco nació en Priaranza y estudió bachillerato en el Instituto Gil y Carrasco de Ponferrada— la pareja ha decidido desprenderse la biblioteca privada que había atesorado en su casa gracias al afán coleccionista del catedrático y su pasión por los códices miniados.

Espacio propio en el Castillo

Así lo anunció ayer el propio Rodríguez Blanco en una comparecencia con la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, y la concejala de Cultura, María Antonia Gancedo. El Beato de Girona, en reproducciónde 1975, el Martirológio de Usuardo, copia de un libro miniado del siglo XV de la corte checa del rey Wenceslao o el Códice Pomar, tratado de botánica del siglo XVII, o la colección de libros de Edward Cooper sobre los castillos medievales son algunas de las piezas más destacadas de una colección que ocupará su espacio propio en el Castillo al lado de Templum Libri y con un valor que el coleccionista berciano no se atrevió ayer a aventurar. «Hablamos de (ejemplares) de tres ceros», aseguró.

Llegado el momento de regresar al Bierzo, el catedrático de Geografía e Historia temía que su biblioteca acabara disgregándose en un futuro y la programación cultural en torno a Templum Libri, con visitas guiadas y exposiciones temporales, además del uso de su fondo bibliográfico en los cursos de extensión universitaria y como fuente de análisis para los investigadores, le ha convencido de que el Castillo de Ponferrada, dotado de la climatización y las vitrinas adecuadas, era el mejor lugar para sus libros y de paso reforzar la colección de Ovalle.«El destino de colecciones privadas como esta solo tiene dos vidas; la dispersión y el abandono, finales bastante penosos; o sumarlos a una institución que ya exista y esté consolidada, como es Templum Libri», manifestó a los periodista.

Que el Castillo de Ponferrada acoja ahora dos ejemplares del Beato de Girona que ya formaba parte de Templum Libri, no le resta valor a la donación de Rodríguez Blanco, sino todo lo contrario, insistió el catedrático, porque «así se podrá prestar a los investigadores sin retirar uno de la exposición».

La alcaldesa agradeció al donante su generosidad y a la concejala de Cultura sus gestiones para hacer posible la llegada de la colección, que pasa a ser propiedad municipal. Fernández Merayo aseguró que la nueva incorporación de fondos a Templum Libri forma parte la apuesta por convertir a Ponferrada en «una ciudad dedicada al libro» para «volver a ponerla en el mapa de la Cultura». La alcaldesa insistió en que la Cultura es una fuente de dinamización económica que hay que poner en valor y la colección recién donada, —que llevará el nombre de Jesús Rodríguez Blanco— reforzará la vinculación de Ponferrada con los cursos de extensión universitaria y el papel del Castillo como centro de estudios medievales.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla