+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

bodega DEL ABAD | Carracedelo

Blancos de cine, tintos de fábula

«Tenemos un propósito: desarrollar ideas que tomen cuerpo en el vino y que éste sirva para abrir la comunicación entre las personas». Tan noble propósito forma parte del ideario de Bodega del Abad 2000 y así se proclama en la declaración de los principios que la inspiran.

 

Alejandro Miguélez, gerente, Miguel Tienda, enólogo y José Luis Santín, director técnico, en la cava de la Bodega del Abad. - L. de la Mata

Rafael Blanco
25/11/2011

mapa de situación de la bodegaFundada en el año que se menciona en la razón social y concretada en la inauguración de las instalaciones dos años después de que en el 2001 se llevase a cabo la primera elaboración, la bodega de Carracedelo es referencia en el vino berciano no sólo por esa calidad de sus vinos, sino también por unos volúmenes de producción ciertamente considerables. La permanente reafirmación de ese compromiso con el más alto nivel elaborador, la solvencia de las tres marcas comerciales —Abad Dom Bueno, Gotín del Risc y Carracedo— y la consolidación de los mercados nacional y exterior como consecuencia de las dos primeras condiciones, del esfuerzo desarrollado en la bodega, por supuesto, y también del prestigio sobrevenido por el aval y las consideraciones de la crítica de mayor crédito internacional abren un amplio horizonte de futuro para la Bodega del Abad 2000.

La bodega berciana más prestigiada por los blancos, que sin embargo en los últimos años ha ejercido un innegable magisterio en la elaboración de los tintos, defiende su liderazgo en la vinificación del godello no sólo desde la excelencia, sino también desde la diversidad de un joven y dos especificidades más complejas del varietal —fermentado en barrica y criado sobre lías—, que en el primer caso se pide por su nombre convertido en singular —«un abad», sin más— o bien por el propio —un Abad Dom Bueno—, concretando entonces la tipicidad. Junto con los dos primeros blancos, un tinto joven y un joven roble completan esa serie.

Pero el segundo motivo de orgullo de la bodega tiene nombre propio y concreta una nueva línea de vinos creada al amparo de la etiqueta Gotín del Risc, que en el aspecto simbólico recuerda a esa apelación ancestral utilizada en el Bierzo y muy concretamente en Cacabelos para pedir el tradicional chato y en el emotivo a un personaje singular de la villa del Cúa. Risco (Risc en este caso por un problema de registro), al que también se recuerda con el nombre de una calle, era un personaje muy popular en la villa. Un hombre del vino que dedicó toda su vida a la viña y al disfrute del mencía, contador y cantador de buenas coplas, algún breve poema y las mejores historias. Nacido del perfil de vino exigido por un importador para el mercado de Estados Unidos, se ha hecho con un hueco importante en el mercado nacional, en el que está presente con un blanco de alta escuela —ese primer godello berciano de más larga crianza al que hacíamos referencia— y dos tintos de corte muy moderno con cinco y quince meses de permanencia en barrica. El gotín, que universaliza en el genérico la referencia concreta a la marca, ha sido la penúltima gran conquista de la bodega en términos de calidad.

La última es el Carracedo, digamos que el nuevo Carracedo, un larga crianza de vendimia seleccionada muy prestigiado a partir de la elaboración del 2006 no sólo por el reconocimiento de los más avezados consumidores, sino también por la unanimidad de la crítica internacional y las puntuaciones firmadas por Robert Parker y José Peñín. Se trata de un auténtico vino de autor que debe ser mencionado entre los mencías de culto. Está en el mercado el de la vendimia 2007, de muy limitada producción por el estricto compromiso de la bodega con las más altas exigencias de calidad.

Noticias relacionadas

Buscar tiempo en otra localidad