+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

celebración singular

Paso a los ancestros del Carnaval

La capital leonesa disfrutó ayer de un desfile diferente, con los protagonistas de las representaciones más populares de la provincia en un recorrido de máscaras, guirrios, antruejos y zafarrones.

 

Los personajes más ancestrales del Carnaval de la provincia desfilaron por León; las jóvenes fueron zarandeadas como en época prerromana. - JESÚS F. SALVADORES

10/02/2016

Más fotos

Galería de fotos: Los ancestros del Carnaval en León.

Ver galería completa

Galería de fotos: Los ancestros del Carnaval en León.

Ver galería completa

Galería de fotos: Los ancestros del Carnaval en León.

Ver galería completa

m.c.c. | león

León recuperó ayer toda la fuerza de los antruejos, los «zamarrones», los «jurrus» y las máscaras. Toda esa riqueza popular que representa lo que no está escrito, la idiosincrasia de la fiesta pagana del Carnaval en los pueblos de la provincia, el fin del invierno y la búsqueda de la fertilidad como celebración popular.

Las mismas calles que acogen los grandes desfiles en la capital, desde Guzmán a la Plaza Mayor, pasando por Ordoño y la Calle Ancha, fueron testigos del paso de un mundo que hunde sus raíces en las fiestas prerromanas. Este año, a los representantes de Velilla de la Reina, Cimanes del Tejar, Alija del Infantado, Riaño, Carrizo, Omaña o la Cabrera, se sumaron las máscaras de Braganza, de tierras portuguesas, que recuerdan también cómo se vivía esta época del año en la otra punta del Reino de León.

Fue un desfile de sonidos de otro tiempo. De palos marcando el paso, de cencerros con guirrios y toros corriendo o metiendo el miedo en el cuerpo a todos aquellos que huían de la fiesta, de madreñas marcando el paso firme de los protagonistas. Una representación que se ha ido consolidando en los últimos años como el fin de fiesta carnavalero en León capital antes de quemar todo, hoy, en la hoguera del Entierro de la Sardina, como anuncio de la Cuaresma.

Pese al frío reinante, los leoneses salieron a la calle en buen número para disfrutar de un desfile diferente. Los «guirrios», «vejigueros» y compañía de Velilla impresionaron por los coloridos de sus cabezas y sus bailes, como también los de Cimanes o Carrizo de la Ribera. Los «jurrus» y castrones de Alija del Infantado sorprendieron a todos los que no iban disfrazados. O esa mirada del «zamarrón» omañes, de máscara sorprendente. O la mascarada de los Campaneiros de La Cuesta, en la Cabrera. Todos en un recorrido que sirvió para ahuyentar a los malos espíritus y que tuvo su traca final en la Plaza Mayor. Desde allí, la fiesta siguió por todo el Barrio Húmedo, el lugar de las grandes celebraciones donde el carnaval más popular de León no podía faltar.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla