+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Cosas de la Semana Santa leonesa

 

Andrés Calzada Blanco de León - 06/04/2012

Allá por finales del siglo XVI y principios del XVII, España estaba sumida en una profunda crisis. El coste que se pagaba por mantener la hegemonía había llevado al Estado a sucesivas bancarrotas. Se viven momentos difíciles en un ambiente enrarecido y complicado con sucesivas hambrunas y brotes de peste. La situación es especialmente intricada en Castilla y León que, por ser la región preeminente de aquella España, recibe con una mayor intensidad el azote de la miseria y la desdicha. En este marco de pesimismo surge la Semana Santa en León donde, al igual que en Castilla, la crítica situación incide de forma terminante en la sobriedad y austeridad con la que se celebran las procesiones. Posiblemente esta sea la razón por la cual las celebraciones del sur de España, donde no se sufrió con tanta severidad la crisis, sean mucho más alegres y menos concesionales que las del norte. Emotiva y espiritual, la Semana Santa en León se rinde al toque de tambor que marca el solemne camino de los penitentes, también llamados papones en León. El auditorio observa atónito el vaivén de los pasos mecidos por los costaleros, un cadencioso movimiento que consigue estremecer a oriundos y foráneos. Así es la Semana Santa en León, profunda y ligada a una tradición sempiterna, heredada de padres a hijos, y que se vive de forma muy íntima. Diez días de fervor y pasión inundan las calles de la vieja capital medieval. Desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, León se rinde al estridente sonido de tambores y cornetas. Dieciséis cofradías recorrerán las apiñadas calles portando unos sesenta pasos, algunos de ellos de valor incalculable, consumados por maestros de la talla de Juan de Juni, Gregorio Fernández, Juan de Angers, Luis Salvador Carmona o Juan de Archeta. Eso sí, siempre y cuando la lluvia lo permita, de no ser así, queda el buen recurso de tomarse unas limonadas acompañadas de esas tapas leonesas que tanto nombre tienen.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla