+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Pedro Sánchez en busca de la normalidad democrática.

 

ANGEL ALONSO PACHÓN de GETAFE - 29/05/2018

En España los políticos han cambiado. Los españoles NO. El “Régimen”, fórmula política tras la odiosa Guerra fratricida, fue abriendo sus estructuras, adaptándolas lentamente a las nuevas realidades de la Europa actual. El paso definitivo se consensuó tras la muerte de Francisco Franco, estigmatizado al tiempo que venerado. Ese fue el momento, política y objetivamente hablando, en el que la sociedad española selló el gran pacto: “NO PERMITIR QUE NOS CONVIRTIERAMOS EN ESTATUTAS DE SAL POR MIRAR HACIA ATRÁS”. Azules, rojos y morados; intelectuales y obreros; creyentes y escépticos. TODOS QUERÍAN UNA PAZ SIN ODIOS. SIMPLEMENTE DESEABAN PROSPERIDAD. Aparecieron aquellos grandes políticos, capaces de poner por delante de sus intereses personales o de partido, un país, una nación: ESPAÑA. No borraron la historia, que no se puede. Aprendieron de ella para valorar LA CONVIVENCIA. Alguien, más tarde, con criterios mitineros comenzó a leer la historia contando las balas, colgando la ropa sucia del frente y salpicando de sangre las calles y las iglesias. En ese momento la juventud, ignorante, con la fortaleza del grupo anónimo, se creyó salvadora de esa España que les ayudó a crecer sin preguntarles su ideología. La HISTORIA de ZAPATERO se convirtió en VIRAL y los políticos, asustadizos, con miedo a CAERSE DEL CARRO, se olvidaron de los escritos sagrados y comenzaron a mirar hacia atrás y, con la curiosidad del odio, comenzaron a convertirse en Estatuas de sal. 2018... Rastreando la historia aparecen personajes (sic los Sánchez, los Torras, los Iglesias) que se dicen “exploradores de la NORMALIDAD democrática” y que para ello predican que es necesario “DEFENESTRAR” al oponente. Estado y situación en las antípodas de aquel sueño común capaz de aunar sentimientos e ilusiones de millones de manos alzadas y puños cerrados. 2018... La era del deshielo de hipócritas y fariseos, capaces de jugar con cartas marcadas y la religión en la mano. Para ellos, como diría el profeta: “las aguas que te dieron de beber arrasarán tu casa, tu sueño y tu futuro” NORMALIDAD democrática es saber, señores Sánchez, Torras e Iglesias, que el sudor con el que los españoles ganan el pan, el agua y el vino no se escupe y desprecia para réditos personales y de partido. La verdad y el consuelo es que los epitafios suelen retratar bastante bien al difunto. En este caso: “Juró y mintió”. “Muchos, asqueados pagaron su entierro”.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla