Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Los lectores de este periódico forman parte de su equipo de periodistas. Si eres testigo de alguna noticia, si algo en tu ciudad no funciona o, por el contrario, deseas mostrarnos los valores de tu lugar de residencia, envíanos tus textos y testimonios.

Reza por ellos, yo no puedo hacer nada.

Merce cayuela manresa de Lleida -
06/05/2018

 

Después de nueve años sigo viviendo con miedo, sigo sin poder aceptarme a mí misma, si mi alrededor no lo hace. Después de nueve años, se me eriza la piel al recordar todo lo que sucedió. Mi vida se volvió un infierno de la noche a la mañana. Al principio solo eran unas risas, después llegaron los insultos y poco a poco el miedo se apoderó de mí. Estaba sola. Me daba asco. Tenía miedo. Cuando llegaba a casa, abría el ordenador y todo continuaba. Parecía que no podía estar tranquila en ningún lado. ¿Cómo les decía a mis padres que su hija era una fracasada? ¿Cómo les explicaba lo que sentía? Dejé de ser yo. Dejé de vivir y reír. Los insultos y las risas dejaron de gustar a mis agresores y empezó el maltrato físico. Una patada por aquí, un golpe por allá… Hasta que un día una compañera decidió empujarme desde las gradas del colegio. Por suerte, un docente lo vio todo y me llevo hasta dentro del centro y llamaron a mis padres, pero no hubo represalias. Días después volví al centro y me dispuse a hablar, con un superior del centro, de lo ocurrido. Su respuesta fue “Reza por ellos, yo no puedo hacer nada” y me echó de su despacho. En ese momento palabras como “bullying” o “acoso escolar” no se escuchaban y pocas veces hacían algo. Al año siguiente, después de intentar acabar con mi vida, mis padres me cambiaron de instituto, pero nadie puede llegarse a imaginar las secuelas que me quedaron después de dos años de continuo maltrato. Ahora podemos cambiar las cosas. Cambiemos desde dentro, dejemos de invisibilizar los casos de acoso dentro de los centros y señalemos a los agresores, porque si nadie les para los pies, no quiero saber que sucederá cuando sean mayores.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León