+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La abstención del PP abre la puerta a la aprobación de la ley de diversidad sexual

Los populares postergan la puesta en marcha de la normativa hasta que se dé luz verde a la regulación estatal.

 

Miembros del colectivo LGTB celebran la Ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual y de Género. RUBÉN CACHO -

14/06/2018

ical | león

Las Cortes de Castilla y León aprobaron ayer, con la abstención de 41 procuradores del Grupo Popular, tomar en consideración la proposición de la Ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual y de Género, y de Políticas Públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género de la Comunidad, que promovieron el resto de grupos de la oposición. No obstante, los ‘populares’ pedirán la prórroga del plazo de presentación de enmiendas hasta que se apruebe una regulación estatal.

El texto, promovido por los grupos Socialista, Podemos, Ciudadanos y Mixto, tendrá que esperar a que se apruebe una norma estatal para poder ver la luz, como reiteró el ‘popular’ Jesús Alonso Romero, quien tomó la palabra para explicar la abstención del Grupo formado por 42 procuradores, si bien Silvia Clemente, procuradora por Segovia, apoyó la toma en consideración junto al resto de la oposición.

El parlamentario ‘popular’ expresó que el PP es partidario de la aprobación de una norma autonómica cuando se haya aprobado la norma estatal para acabar con la discriminación. Además, expresó el compromiso «inequívoco» con los valores de la Constitución y la protección de todas las personas, de sus derechos y «de sus libertades».

Por ello, pidió «pocas bromas» en este asunto y recordó que se debate en el Congreso de los Diputados un proyecto legislativo similar al promovido en Castilla y León por lo que insistió en que lo más «lógico» y razonable es esperar a contar con una norma estatal.

Precaución

Además, Jesús Alonso Romero indicó que existe un informe de los servicios jurídicos del Congreso que dice que hay 23 artículos de la ley estatal que pueden vulnerar la Constitución, por cuestionar libertades básicas y atentar contra derechos de otras personas. Por ello, lamentó que los grupos de las Cortes tengan la «poca precaución» de presentar un texto sin tener en cuenta estas consideraciones.

Por el contrario, la socialista Ana Agudíez se mostró orgullosa de poder defender la «urgente» necesidad de contar con una norma de este tipo. Para ello, expresó el mensaje de su sobrino Alex, que nació como Amanda, y que lamenta que mientras los cambios se suceden en el cuerpo, la administración no actúe. Consideró que no se puede permitir que se discrimine por esta cuestión y pidió legislar para garantizar la igualdad real. «Estamos hablando de dignidad», dijo y, añadió, de «políticas públicas».

También, la procuradora de Podemos Josefa Rodríguez Tobal confió en que el PP asuma su compromiso con el colectivo a través de una ley conensuada con las personas que lo reclaman. Pidió acabar con la discriminación y lamentó que Castilla y León que sea la única que no tiene una ley vigente o en trámite de este tipo. En su opinión se produjo una «falta de voluntad» de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García.

La parlamentaria de Ciudadanos Belén Rosado destacó que las organizaciones mostraron el «camino» a los grupos y lamentó que desde hace años hayan estado chocando contra un muro que ha impedido que llegue el debate de la proposición a la cámara. Entre todo, dijo, van a contruir el «sueño» de ser «libres». «Ese el año ideal para que esta ley esté aprobada», dijo por el 40 aniversario de la Constitución y el 35, del Estatuto de Autonomía, y para que Castilla y León deje de ser una «isla».

Finalmente, el portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión, reconoció la «victoria» y el «éxito» que suponen los avances en la libertad sexual, pero admitió que queda «mucho por hacer» y consideró que Castilla y León no puede seguir sin una norma que reconozca los derechos del colectivo, un símbolo a su juicio de madurez democrática de la sociedad. Además, afeó que la Junta no haya presentado el texto, tras reuniones y contactos con las organizaciones.

Alegría arco iris

Representantes de los colectivos LGTBI+ (lesbianas, gais, transexuales, transgénero, bisexuales, intersexuales y otras personas) celebraron con alegría que el «arco iris» haya entrado en las Cortes de Castilla y León y haya salido el «sol» con la toma en consideración de la proposición de Ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual y de Género, y de Políticas Públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género de la Comunidad.

En los pasillos de las Cortes, tras lograr que el texto inicie su tramitación parlamentaria, el presidente de la Federación LGTBI+, Ignacio Paredero, aseguró que están «muy contentos» porque «por fín» podrá debatirse la Ley de Igualdad y Diversidad Sexual, tras años de lucha en la calle y negociación con la Junta que recordó no quiso presentar un proyecto de ley. Asimismo, denunció que Castilla y León es una de las comunidades con más desigualdades y más dificultades para el colectivo por lo que celebró el pasado dado «adelante» por lo que reclamó al PP que impulse la norma y que si no, que se abstenga para no impedir su aprobación. De esta forma, reclamó que no la «meta en un cajón» porque insistió es «imprescindible».

Norma diferente

Igualmente, argumentó que esta norma no se parece en nada al proyecto que se tramita en el Congreso de los Diputados puesto que recalcó que la propuesta de Castilla y León sigue el texto aprobado por el PP en Extremadura, por lo que rechazó las «excusas de mal pagador», que en su opinión puso en la sesión el Grupo Popular. Además, advirtió de que si los ‘populares’ frenan la norma en esta legisltura, no tendrán ningún «problema» en hacerlo en la siguiente.

Sin embargo, la responsable de la Fundación Triangulo, Yolanda Rodríguez, explicó que en su opinión el PP ha dejado muy claro que la abstención supone un «gesto a la galería» por la «diltación» en los plazos de enmiendas que avanzó para dejarla «muy estancada». Recalcó que se ha dado un paso, pero añadió que la norma seguirá estancada el resto de la legislatura, como hizo la Junta por «presiones» del Foro de la Familia. Finalmente, Fernando Polanco, de la Asociación de Familias de Menores Transexuales, Chrysalis, se mostró «contentísimo» y emocionado al recordar el caso de su hijo de nueve años, al que aseguró le queda por delante un «calvario», pero recalcó que lo más importante es la aceptación de su familia y entorno. «Hay motivo para la esperanza», dijo.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla