+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La Diputación de Burgos ve «poco ambicioso» el plan para Garoña

Rico considera una «temeridad» la propuesta de reindustrialización del PSOE para la central.

 

Vista del reactor de la central nuclear de Santa María de Garoña. DAVID AGUILAR -

12/08/2017

Efe | Burgos

El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, calificó de «oportunista» y «poco ambicioso» el plan de dinamización para el entorno de la central de Garoña (Burgos) presentado por el Grupo Parlamentario Socialista, y afirmó que «hay margen suficiente» para hablar con el Gobierno central y la Junta.

Rico considera una «temeridad» que el PSOE ponga sobre la mesa un plan de reindustrialización «dos días» después de anunciarse el cese de actividad en la planta nuclear burgalesa.

En declaraciones a los medios, el presidente de la Diputación calificó de «oportunista» a la formación, asegurando que el plan es prematuro pero también «poco ambicioso». El Grupo Parlamentario Socialista anunció el pasado martes que presentará una propuesta no de ley a las Cortes de Castilla y León para un plan de dinamización socioeconómica del entorno de Garoña. Los socialistas valoraron la propuesta en 100 millones de euros y exigieron la implicación de la Diputación de Burgos, la Junta, el Gobierno central y las propietarias de la planta.

César Rico cree que la propuesta es «demasiado veraniega», casi como «una ola de calor», y que ahora toca «ir paso a paso», pues considera que «hay margen suficiente» para estudiar alternativas. Lo principal a juicio del presidente de la Diputación es conocer qué ritmo maneja Nuclenor, propietaria de Garoña, para el proceso de desmantelamiento, en coordinación con Enresa. Cerrar la central nuclear no consiste en «apagar el interruptor», recordó, así que «hay que ir paso a paso».

Negociación

Además, Rico recordó que se acaba de abrir una negociación con el comité de empresa para definir el futuro de los 229 empleados que trabajan en Garoña.

Y hay que resolver también la situación laboral de las empresas que trabajan como subcontratas de la central nuclear.

Por otra parte, el presidente cree que el plan de dinamización del PSOE es «poco ambicioso», teniendo en cuenta que el Plan Reindus de 2009 sumaba 950 millones de euros a invertir en tres años. El político burgalés aseguró que, cuando el PSOE acordó el cierre de Garoña en 2009, con fecha junio de 2013, presentó un plan de reindustrialización del que «no se hizo absolutamente nada». Por ese motivo, César Rico aboga por la prudencia y resolver en primer lugar los plazos del proceso de desmantelamiento para, luego, empezar a hablar con el Gobierno central y la Junta.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla