+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El eslabón Merino

 

VERLAS VENIR ERNESTO ESCAPA
31/05/2018

Como la recurrencia machacante de las fiebres tercianas, que repetían calentura cada tres días hasta acabar doblando al bicho, la corrupción aflorada con condenas esta primavera purga y rescata robos y fechorías de un pasado inmediato frente al que parecemos incapaces de ir pasando página, después de las correspondientes friegas y sanciones. La pretensión de simular que nada pasó o que la red criminal se limita a ‘esas cosas que hicieron algunos’, nos instruye acerca de los esfuerzos tramados para desviar el asunto por vericuetos cenagosos. Aunque bien sabemos que uno de los aspectos que influyen en nuestra percepción de la realidad, incluida la más fugaz y pringosa que llamamos actualidad, acaba siendo la circunstancia de su cercanía espacial, esta vez pretenden despacharnos con argucias de argumentario. Que es el breviario para bobos.

A mí me pasa desde el principio del tiberio conocido como caso PP con la variante de Olleros de Alba, apenas unos kilómetros de pendiente tendida entre la collada que parte aguas entre el Bernesga y el Luna, y el puente sobre el arroyo de San Martino. Ahí dieron, según la sentencia, uno de sus bocados los penitentes Bárcenas, Correa y el ilustre conseguidor Jesús Merino, segoviano estrictamente coetáneo mío, seis días mayor y del mismo febrero. Su pillaje por nuestro escenario autonómico tuvo otros tres caladeros, repartidos entre obras asfálticas y ambientales, incluido el marraneo con la mierda de los gochos, que los finos prefieren llamar purines.

El político y letrado Merino nació en Hontalbilla, un pueblo de la Churrería cuellarana donde lo conocen como ‘caperu’, abreviatura de Caperucita. Casado con la abogada Ana Isabel G. Benito, que intervino profesionalmente en la urdimbre de Astrolago (2006), empresa de disimulo constituida por Bárcenas y Sepúlveda, el ex marido de Ana Mato. Merino estuvo empleado como fontanero de UCD en el Senado y en las áreas de gobierno de Trabajo, donde contactó con Lucas, que lo trajo a Castilla y León como consejero de Fomento (1991-99), secretario general del Partido Popular (1992-2000), vicepresidente de la Junta (1995-99), senador autonómico y diputado, actuando como viceportavoz con Soraya (2008-10), hasta que el zurriagazo de la corrupción lo retiró. Sepúlveda fue importado por Aznar como integrante del Clan de Valladolid, con destino en la fontanería del partido, mientras su chica se fogueaba en la Junta, para luego ascender como parlamentario y alcalde Sepúlveda y hasta llegar a ministra con Rajoy doña Anita.

Lo que a mí me amoló más de que la panda metiera el cazo en la variante de Olleros no fue solo que con los mordiscos dejaron el firme en precario y enseguida maltrecho, sino la postración del fenómeno paranormal del empuje telúrico de la ermita de Entresierra, donde antes petaban las paradas de prueba y últimamente flojea mucho la concurrencia. La ermita está en la ladera, entre los brazos del último lazo asfáltico del viejo trazado, y tiene la carretera casi de bufanda. La prueba de las fuerzas telúricas consiste en detener el motor del vehículo y comprobar cómo este sube la pendiente en punto muerto desde el puente que da acceso a las hoces hasta la altura de la ermita. Sin trucos ni alucinaciones. La ermita carece de interés artístico, pero su pórtico permite divisar la derrota del arroyo entre prados y cercas, al encuentro del ramal que baja de la collada por el fondo del valle. Los magistrados de la Audiencia Nacional hablan de irregularidades en el apartado de la sentencia dedicado a Castilla y León, pero luego dejan suelto ese cabo, sin apostilla de pena ni mención de responsables. Y no habrá sido por ahorro ni concisión, ya que sus considerandos ocupan 1.700 folios.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla