+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Salud laboral

Un experto alerta de una “bomba de relojería” por el riesgo ambiental del amianto

Pacho Puche explica a delegados sindicales de CCOO la necesidad de que las empresas "desamienten" de manera segura las instalaciones que aún tienen este material cancerígeno

 

Un experto alerta de una “bomba de relojería” por el riesgo ambiental del amianto - dl

ICAL
09/05/2018

El ingeniero, economista y librero malagueño Paco Puche, autor del libro 'Amianto, una epidemia oculta e impune', aprovechó hoy una jornada con delegados sindicales de Comisiones Obreras en Valladolid para alertar de una “bomba de relojería” por el riesgo ambiental del amianto. De ahí que reclamara la creación de un fondo, con la participación de las empresas que fabricaron este producto como Uralita, para “desamientar” de manera segura todas las instalaciones que aún tienen material con este tipo de fibras.

Puche, que estuvo invitado por la Secretaría de Salud Labora y Juventud de CCCOO Castilla y León con motivo del 28 de abril -Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo-, recordó que el amianto está prohibido en España desde 2002, por lo que en la actualidad no hay personas que trabajen con este material. Eso sí, precisó que el amianto instalado estará permitido hasta el final de su vida útil, que puede ser 35 o 40 años. De ahí que recordara que aún queda la contaminación ambiental que consideró que es la “más peligrosa”.

Ante los delegados sindicales de sectores como construcción, ferroviario e industria, este experto aseguró que el “desamientado” debe llevarse a cabo en condiciones adecuadas para “evitar que sea peor el remedio que la enfermad”. No en vano, precisó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que no hay una dosis mínima segura del amianto y, por lo tanto, una pequeñísima parte de este producto puede provocar una enfermedad pasados 40 años desde la exposición.

Pacho Puche calificó al amianto como una “epidemia oculta y ocultada”.  Puso el ejemplo reciente del Ayuntamiento de Valladolid con el Espacio Joven, en el barrio de La Rondilla. “Cómo un ayuntamiento se permite el lujo de hacer una demolición sin previamente realizar un informe de ver si hay amianto en un edificio municipal y una vez constatado que existe por qué no se procedió a su retirada a través de los protocolos legales que son muy exigentes”, se preguntó.

También reclamó otro fondo de compensación para indemnizar a los afectados que no tienen posibilidad de recurrir a los juzgados. “Hay que hacer justicia a las víctimas que no fueron atendidas porque muchos son trabajadores. La gente reclama después de 40 años cuando la empresa ya ha cerrado e incluso alguno ni se acuerda que ha estado expuesto al amianto”, sentenció. De ahí que advirtiera que ahora emergen los enfermos que estuvieron expuestos al amianto y la previsión es que “vaya más”, hasta los 2020 y 2025.

Citó el cáncer de pulmón, de preura específico de amianto (mesotelioma) y la efectosis (similar a la silocosis en los mineros) como las principales enfermedades causadas por este material, además de otras menores que impiden llevar a cabo una vida normal. Además, apuntó que los últimos estudios recogen que la esperanza de vida de una persona que ha trabajado mucho tiempo con amianto se reduce en 20 años.

Puche señaló que el amianto es el principal cancerígeno de origen profesional, hasta el punto de que el 63 por ciento de las muertes por cáncer en el ámbito laboral está causado por este producto. ”Cuantitativamente sabemos que hay gente que sigue expuesta al amianto como las personas que realizan demoliciones, manejan tuberías, trabajan con zapatas de los frenos, empleados de Renfe o Metro de Madrid”, expuso.

También se refirió a la exposición al amianto que han tenido las familias de los trabajadores y el resto de la población por la contaminación ambiental. Explicó que el año pasado se hizo pública la primera sentencia que condenó a la empresa Uralita por contaminaciónambiental de unos vecinos que vivían a menos de un kilómetro de la fábrica de Cerdanyola del Vallés (Barcelona).

 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla