+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Igualar pensiones y cotizaciones requeriría 500.000 trabajadores

Otra solución para equilibrar gastos sería elevar la cotización media anual en 2.869 euros.

 

Igualar pensiones y cotizaciones requeriría 500.000 trabajadores -

11/06/2018

ICAL | VALLADOLID

Equilibrar ingresos y gastos dentro del sistema de pensiones es un objetivo básico para poder mantener este pilar básico del estado del bienestar. Elevar el empleo y las retribuciones es la solución básica para que suban las cotizaciones. Sin embargo, en autonomías tan envejecidas como Castilla y León, cuadrar la cuenta parece harto difícil, y sin los mecanismos de solidaridad del Estado, se antoja imposible su sostenibilidad.

No en vano, para alcanzar los ingresos necesarios para hacer frente a la nómina de las pensiones, la autonomía debería incorporar al mercado laboral a medio millón de personas, o elevar la cotización media anual en 2.869 euros, según los cálculos efectuados por Ical. La cuenta es clara, el año pasado, según los datos definitivos publicados hace unos días por la Seguridad Social, la nómina de las pensiones ascendió a 7.157,5 millones de euros en la Comunidad, mientras que los ingresos por cotizaciones sociales se situaron en los 4.588,8 millones, es decir, el déficit ascendió a 2.568,7 millones. Dividiendo los ingresos entre el número de cotizantes medios durante el ejercicio, 895.262, la aportación media por trabajador se situó en 5.126 euros, lo que supone que al mismo nivel de retenciones, se requerirían 501.159 ocupados más aportando al sistema para equilibrar las cuentas.

Más detalles

El objetivo también se podría alcanzar con un aumento de las cotizaciones de forma importante, ya que para cubrir por completo el déficit, sería preciso que aumentaran en 2.869 euros por trabajador y año. Cabe recordar que el Ejecutivo autonómico se marcó como objetivo alcanzar el millón de ocupados al finalizar la legislatura, una dato con el que esas cotizaciones tendrían que aumentar en algo más de 2.000 euros para lograr el equilibrio.

El reto es titánico y supondría pasar de 1,5 cotizantes por pensionista que hay en la actualidad en la Comunidad, a 2,3 para hacer sostenible un sistema que en Castilla y León, ensancha cada vez más la brecha entre las necesidades y las aportaciones. Y es que el año pasado, la diferencia entre cotizaciones sociales y gasto en pensiones creció en la Comunidad respecto a 2016, en 63,9 millones de euros, a pesar de que los ingresos subieron un 3,3 por ciento y los gastos un tres por ciento.

Los secretarios generales de CC OO y UGT en Castilla y León, Vicente Andrés y Faustino Temprano, defendieron que el sistema de pensiones es «sostenible» y se debe alcanzar un acuerdo para cuadrar ingresos y gastos en el Pacto de Toledo. Entre las medidas que plantean ambas organizaciones, explicaron están acabar con el tope en las cotizaciones y financiar con cargo a los presupuestos generales la estructura del ministerio, las pensiones de protección (viudedad, orfandad…) y las bonificaciones a la contratación.

Eso sí, en la base de todo estará la generación de empleo y la subida de los salarios par elevar las cotizaciones sociales, según comentaron. Asimismo, en el caso de las autonomías como Castilla y León, destacaron la necesidad de los mecanismos de solidaridad interterritorial para hacer frente al déficit del sistema, gracias a la caja única de la Seguridad Social que «nadie cuestiona en España».

Andrés indicó a Ical, que el sistema es «perfectamente viable» pero cuadrar ingresos y gastos requiere «sentarse a negociar para pactar la fórmulas». El dirigente sindical advirtió de que el sistema no puede ser rígido, sino que debe ser revisado «permanentemente» para que sobreviva, porque «es de los mejores del mundo».

Vicente Andrés constató que sin este sistema de solidaridad intergeneracional y territorial en Castilla y León, con una población muy envejecida, la Comunidad se quedaría «en el desamparo y la desprotección» y recordó que en este momento ninguna fuerza política cuestiona en España la caja única, que es «indiscutible».

Noticias relacionadas