+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

San Hermenegildo en Villademor de la Vega

 

P. ALBANOP. ALBANO 14/10/2003

EL ARTE, con su historia en la iglesia de Villademor de la Vega me apasiona, me asombra y a la vez me abruma y sobrepasa. Acometer su estudio de una vez supondría el grosor de un libro. Por eso me voy limitando a alusiones en pequeñas diócesis, como decía una ribereña, queriendo decir dosis o porciones. Y ya que salió la palabra, hay que decir que el haber pertenecido Villademor a la Diócesis de Oviedo -Vicaría de San Millán y Benavente- complica la tarea. Escribí algo sobre tres retablos de la iglesia, pero eso es muy poco con relación a todo lo demás. Hoy me refiero a otro detalle, en concreto al cuadro de San Hermenegildo, que está en la sacristía. Hay en la iglesia de San Pedro de Villademor cinco cuadros grandes de pintura, que merecen estudio y consideración. Están en la sacristía. El de San Hermenegildo le representa al santo pintado en colores grises y rojos. Está vestido con traje de guerrero entre romano y visigodo; lleva manto rojo sobrepuesto, enarbolando el Cristo con la mano derecha y una palma en la izquierda y con un hacha tajándole la cabeza. Sin duda representa al mártir por Cristo, sacrificado en defensa de su creencia cristiana. En la muerte intervino la ira de Godsuinda, segunda mujer del rey Leovigildo, padre de Hermenegildo y Recaredo, el de la conversión al Cristianismo. Godsuinda era de creencia arriana, y algo pariente de la esposa de San Hermenegildo, al ser hija de Sigiberto I, rey de Austrasia, asesinado también por instigación de una mujer. Toda una trama visigoda envuelta en intrigas fraticidas de sucesión y de diferencia de pensamiento político y religioso. Tiempo de historia enmarañada el de la segunda mitad del siglo VI, ni muy bien conocido, ni fácil de comprender. Pero sí son en parte sabidos gracias a autores como San Leandro, San Isidoro y San Braulio, prácticamente contemporáneos de hechos y personajes de entonces. No es necesario acudir a la historia de Austrasia, Neustria, Tolosa o la Narboense, aunque sorprende, cuando se conoce, constatar la relación o intercambio de esos y aquellos y de lo de aquí y lo de allá. ¿Y sobre la pintura de San Hermenegildo? Cierto que el tiempo que media entre el personaje y la pintura es mucho, de siglos, pero no puede parecer raro, ni chocante, si hay razones para que así no sea, que las hay. San Hermenegildo muere hacia el año 585, ya casado con Ingunde, pero joven. El cuadro de la iglesia de San Pedro de Villademor es del siglo XVIII. A lo mejor pudiendo manejar el cuadro y con la ayuda de más luz, se podría descubrir algún dato más en el cuadro. He dicho que hay razones para no extrañarse de la existencia de una pintura sobre San Hermenegildo en la iglesia de Villademor. No creo que se me pueda reprochar si digo que las tierras del Medio y Bajo Esla alientan, huelen y hasta saben a ciertos tiempos y recuerdos de tiempos godos. Sabemos que las tierras limítrofes, que hoy llamamos de Campos, se llamaban en tiempo de San Hermenegildo Campi Gothorum, Campos de Godos. Y bien que apetecían esa tierra las gentes que venían de otras más húmedas y selváticas. Como, si durante algunos años que he vivido en esa tierra he encontrado a más de diez terracampiños que se llamaban Godofredo, Hermenegildo y Leovigildo, que por allí abreviaban en Gildo. Y hay más razones para no extrañarse sobre el cuadro de la iglesia de Villademor: En 1585, al cumplirse el milenario de la muerte de San Hermenegildo, el papa Sixto V, a instancias de Felipe II, canoniza a San Hermenegildo. Se crea la Orden Militar de San Hermenegildo, que si no estoy mal informado, existe todavía. Los lectores me van a permitir una nota que pudiera parecer marginal, pero que viene a mi tesis: los Carmelitas Descalzos tuvieron hasta el año de la Exclaustración de 1835 su convento con el nombre de San Hermenegildo. Estaba en plena calle de Alcalá, donde está la iglesia de San José, que era la del convento y en un centro muy importante y con buena biblioteca y unos cuadros de San Hermenegildo y otros santos y personajes. En la iglesia de San José se conservan aún algunas buenas pinturas y esculturas relativas al Carmen. No quiero decir con esto que el cuadro de San Hermenegildo de la iglesia de Villademor proceda de algún convento de Carmelitas, pero sí de algún devoto del santo en el siglo XVIII. La Diócesis de Oviedo, a la que perteneció Villademor, tiene algo que ver con el tema, punto algo largo de explicar. Algo parecido a lo del tema del nombre y vicaría de San Millán, sobre lo que pienso tratar otro día. A cada santo su vela y su plegaria.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla