+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Aquel ¿para qué?

 

PEDRO TRAPIELLO
07/12/2017

Matanzas y gorrinos caen por ahora, puente de la Constipación (y en Cataluña estornudan), pero ya cae poca matanza, quedan pocos en el arcaico rito de apiolar al gocho que acaba colgado en los varales de la gloria choricil haciendo palio rojazo en la cocina de curar... aunque también hay que decir que muchas de esas matanzas no necesitan hoy siquiera sacrificar al marrano con toda su coña legalista de aturdimientos, nanas y besitos... ni tampoco la crianza puede grillarse un día de escuela, ni se arma aquella juntanza familiar en la que había «parva» y tregua entre cuñadas... hoy compran el bicho ya muerto o por mitades o por piezas estazadas, le añaden algo de vacuno para los chorizos «de mezcla» y así se arreglan mejor... ah, y curad dos lomos más, que en casa parecen brigadas artilleros cuando encetan una cinta de lomo metido en calceta de tripa con malla de bramante.

Que en un pueblo se pierdan las matanzas es un síntoma aún peor que perder la escuela o el cuartelillo.

Hubo una vez, hace unos treinta años, que me cayó del burro la última esperanza de ver un día cesar la calamidad despobladora, ya entonces tan galopante. Recorría el Valle Gordo omañés tomando notas para un librillo y caí a la hora del vino en la cantina comunal de Fasgar que sólo abría a esa hora y al atardecer, sólo hombres allí y el único niño del pueblo, que resultó tener 29 años. Les pregunté por cosas propias del sitio, tradiciones, platos, fiestas, costumbres... y el tipo que se aprestó a darme razones exhibía un pesimismo derrotista que exasperaba; a todo decía no, nada queda de eso, aquí está todo muerto... y harto de cosechar negativas y pesadumbres, le espeté: bueno, pero seguro que seguiréis haciendo la matanza... aquel hombre achinó los ojos, puso cara de estreñido, retuvo la respuesta unos segundos y me sentenció la cosa: ¿la matanza?... ¿para qué?... ¿para que vengan después los hijos y te la coman?... terrible... lo peor del despoblarse es la amargura y la miseria moral en la actitud y convivencia de los que quedan allí con su trampa, cobardía o impotencia... y aquel ¿para qué? me hirió de muerte.

   
1 Comentario
01

Por lerier 14:14 - 07.12.2017

De niño bebí vino en la vendimia y de adolescente orujo con el café, y vi la matanza y soy vegetariano con jamón y le digo que está usted encebollando la opinión sin entender nada de esas nanas. El animalismo es la evolución humanista. Como dice mi veterinario, la salud que importa más es la del dueño del animal, añado que sobre todo la mental.