+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Gente de aquí | Visitantes ilustres

Baronesa de la mencía

La baronesa Thyssen conoció el vino del Bierzo en una bodega villafranquina y se fue maravillada por él y por el paisaje de la comarca

 

PEDRO TRAPIELLO r. aRIAS | ponferradaPEDRO TRAPIELLO r. aRIAS | ponferrada 16/04/2011

La baronesa Thyssen es considerada una sibarita catadora de arte de todas la épocas, pero el enológico no está entre sus principales especialidades. El vino del Bierzo, de hecho, lo conoció por primera vez la semana pasada durante su estancia en la comarca para recoger el Micrófono de Oro que le otorgó en el teatro Bergidum de Ponferrada la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España. Al margen de la agenda oficial, la baronesa exprimió al máximo su breve estancia el pasado sábado en el Bierzo. Su primera escala, directa desde Madrid, fue Villafranca. Allí ejerció como invitada de honor de Bodegas Adriá en un selecto y reducido ágape en el que la firma actuó como embajadora de la mencía y desplegó todo su abanico de elaboraciones. La que más sorprendió por su frescor a Carmen Cervera fue la de un Vega Montán rosado mencía del 2010, que también despertó pasiones entre el resto de los convidados. Un grupo de una veintena de personas entre los que al lado de la baronesa, al margen de media docena de guardaespaldas y su chófer, se encontraba el periodista de Punto Radio y Antena 3, Albert Castrillón, el presidente de la DO Bierzo, Alfonso Arias, y también la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Como anfitrionas de la bodega actuaron la gerente Margarita López-Teijón, y su hermana, la doctora María López Teijón, al frente de esta empresa vitivinícola familiar. Ellas guiaron a la baronesa por las instalaciones bodegueras y también por una parte de sus viñedos, bañados por un intenso sol matinal. Luego disfrutaron de un almuerzo en el merendero, en el que Tita Cervera mostró no sólo una especial delectación por el rosado mencía sino por las patatas a la riojana que se incluyeron en el cóctel y de las que la mecenas dio cuenta de tres platos. «Pero lo cierto es que además del vino, lo que más le maravilló fue el paisaje de los viñedos que contemplaba desde el merendero», confesó uno de los invitados a este periódico. Su estancia ha quedado grabada con arte. «Vino querido, qué honor estar cerca». Así luce a la entrada de Bodegas Adriá la luna de la barrica pop-art que acabó firmando la baronesa.



Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla