+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Bendito marrano

 

PEDRO TRAPIELLO
19/01/2017

Milagroso san Antón que proteges al marrano, dánosle tu bendición y deja de nuestra mano que nos sirva de atracón.

En algunos pueblos, la fiesta antigua de san Antón daba licencia a la copla y se recitaban rezos y pullas a partes iguales, esas coplas de embromar o satirizar tan frecuentes en todo pueblo con guerras pendientes y un seminarista rebotado que supiera rimar.

A la misa de san Antón acudía todo el pueblo por ser santo de devoción sincera (por la cuenta que trae) y sobre todo porque se pagaba a todo asistente con un cotino (panecillo bendito) que servía después para mojar en tripicallerías poco benditas o quizá en algún vino caliente que matara el frío crudo que se cita siempre en esta fiesta tan popular en España... y que muy popular sigue siendo, aunque lo paradójico es que hoy es fiesta casi exclusivamente urbana en ciudades donde jamás se celebró mayormente el rito de bendecir a los bichos de cuadra y de corral al no haber en ellas más ganao que primos gorrinos, cuñadas acémilas, tenderos raposos y bueyes de ventanilla, que además son especies que no necesitan especial bendición al venir ya a este mundo con una dalia en el culo y estar regados con agua de peruco, como todo el mundo sabe.

Antes el ganao era sagrao, ¿quién no tenía en el pueblo al menos un gorrino, unas ovejas, unos conejos?... san Antón era el único remedio del pobre y si la vaca se moría, la familia se arruinaba, así que a encomendarse por narices.

Luis Palabras, que fue veterinario en Betanzos, contaba que en Galicia era habitual que a la vaquiña desmedrada le pusieran al pescuezo un escapulario de san Antón o de aquel santo que mejor le aviniera al ama; era como una esquila muda y salvífica.

Pero hoy es fiesta solo de mascotas y vemos tribus urbanas de atrezzo deportivo y maris con chucho peripuesto y abrigadito acudiendo a parroquias a que le echen un asperges al animalito de compañía, incluído el hamster lerdo... ¿y no cantan como mozos pamplonicas el «A san Antón pedimos, por ser nuestro patrooón, bendiga a nuestro perro, ya que el ganado voló»?

Buscar tiempo en otra localidad