+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL BAILE DEL AHORCADO

Buenas maneras

 

CRISTINA FANJUL
15/12/2017

Estamos en un mal momento para la creación. La semana pasada, hubo voces que pidieron la retirada del lienzo de Balthus El sueño de Teresa. Supongo que en su catastrófica y sucia manera de entender el arte, los Torquemada de turno piensan que la niña del cuadro está en una postura demasiado evidente. Es un hecho que involucionamos. Los cambios son demasiado rápidos y hay muchos que prefieren la seguridad de mirar hacia atrás. Nunca como ahora hemos puesto tantos límites al pensamiento, al arte, a la libertad de expresión. Y eso que Europa y Estados Unidos son una pequeña gota de tolerancia humanista en el agujero negro de represión y violación de derechos humanos del resto del mundo. Navokov sería un vacío literario, de la misma manera que no existiría la gran novela del siglo XX, la pólvora más revolucionaria que hoy podamos encontrar. Nadie está a salvo. El Aullido lo tendría difícil, pero Borges sería acusado de plagio, y puede que perdiera. La moral se va haciendo cada vez más estrecha, su capacidad para tolerar se reprime y sólo nos quedan unas pocas rendijas desde las que vislumbrar espacios de libertad. Las redes sociales han sido una de las armas más importantes que han tenido los déspotas del pensamiento para lograr que la censura ni siquiera sea necesaria. Los judíos tienen algo que deberíamos copiar. Son capaces de poner en tela de juicio a Dios. Discuten con él, le vencen en sus argumentos, incluso ironizan con sus proclamas. Eso es sentido del humor, una característica que era más obscena en la España del siglo XVIII que en la actualidad. A medida que llegamos al futuro, perdemos capacidad de disfrutar, de discutir, de ponernos en entredicho, de escandalizarnos, de sorprendernos, de reir con lo grotesco y de reflexionar con todo lo que no entendemos. A medida que nos acercamos a la meta del homo sapiens nos olvidamos de todo lo que nos ha traido hasta aquí, de lo que somos. Todo ha sido un cuento, una novela que hemos escrito y que ahora queremos censurar porque nos da miedo la siguiente estación.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla