+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Caballo viejo

 

PEDRO TRAPIELLO
30/11/2017

Naufraga en dudas mi buen amigo Nicanor Suárez Tapioles, no sabe por dónde tirar... aunque al final parece resignarse y, por su bien y a sus años, dice que probará a seguir todo consejo que den en las noticias esos expertos o médicos que decretan qué hay que comer para robustecer la salud, así que, para empezar, vio Tapioles en la tele a dos con bata blanca diciendo que «incluir en la dieta diaria verduras y hortalizas puede disminuir en un 30% el riesgo de sufrir cataratas e hipertensión»... y se dijo ¡perfecto!... y bien barato, aunque como buen zamorano de tierra de corderos ha sido toda su vida miembro leal de la cofradía «Caballo Viejo No Come Yerba»... y resulta que tampoco tiene especial problema ocular o de tensión, o sea, titubeó de nuevo, ¿para qué reducir un 30% el riesgo si te sigue quedando un 70%?... pero disolvió dudas dicíendose «malo tampoco será» y siguió adelante con el consejo yendo al frigo y atropando todo vegetal que topó: un tomatito, un cogollo tudelano, una cebolleta, un pimiento, un pepino muerto de risa... bien picadito todo y... ¡ensalada marroquina!... siempre con la vieja fórmula magistral de toda buena ensalada: generosa, justa y tacaña... generosa de vinagre, justa de aceite, tacaña de sal... y perfumadita de comino, mi reina mora, dice siempre Tapioles con nostalgia suspirada porque hizo la mili en Sidi-Ifni y El Aiun donde una morita cuartelera le hizo hombre (como al resto de la compañía que tampoco lo era de aquellas).

Al día siguiente dijeron que las nueces con desnatados y papaya en el desayuno fortalecían las conexiones neuronales, pero lo mismo decían en otra tele del kefir y la cúrcuma con zumo de lima y copos de quinoa. Decidió hacer caso a los dos y sus desayunos son ahora de risa y bulto por lo que tarda en prepararlos y no digo en encontrar la materia. Dice que no le sienta mal, pero desde hace dos semanas comprueba que las uñas de los pies oscurecen y le crecen rápido y en punta, ¡con capilares!, como si fueran raíces, y me dice todo alarmado que pregunte si algún lector conoce casos parecidos o dónde mirárselo. Preguntado queda.