+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Cosas de aquí | Entre el Pirineo y Cisasturia

Cantares de épica leonesa

«Don Gutierre» y «Roland», de Ramón Álvarez de la Braña, son las novelas que el Diario entrega mañana dentro de su gran Biblioteca Leonesa de Escritores

 

El palacio blasonado de Don Gutierre, héroe de esta novela -

Cantares de épica leonesa -

E. Gancedo - león
E. Gancedo 01/06/2007

Dada la enorme acumulación de estratos históricos que en estos valles y riberas se han ido apretando, y la persistente memoria y recuerdo de los tiempos legendarios del Reino de León, hay una gran querencia en nuestra tierra por reelaborar los sucesos casi míticos de aquellos tiempos, por volver la vista literaria una y otra vez -aunque con desigual acierto- hacia el viejo regnum . Uno de los que con más estilo lo hicieron fue don Ramón Álvarez de la Braña (1837-1906), cronista oficial que fue de la capital; y sus dos novelas señeras - Don Gutierre y Roland - se facilitan mañana a los lectores del Diario dentro de la gran Biblioteca Leonesa de Escritores. El volumen se ofrece al precio de tan sólo un euro y medio. En la nueva entrega de esta monumental colección se recogen, como puntualiza en la presentación Francisco Javier Fuente, «las dos novelas publicadas por Álvarez de la Braña: Roland y Don Gutierre . La primera, más que novela, es un relato corto que aborda el tema de la derrota de Roldán en Roncesvalles. Don Gutierre , también de carácter histórico, se centra en el enfrentamiento, en la ciudad de León en 1330, entre los partidarios de Alfonso IX y los descendientes del infante Don Juan. Ambas obras aparecieron como folletín en el periódico El Porvenir de León ». En las dos demuestra este archivero e investigador su sensibilidad y cuidado tanto a la hora de manerar los datos históricos como en la descripción de las cumbres, las callejas o los caracteres. Por ejemplo, comienza su Roland -por cierto desarrollada en otro reino que guarda grandes paralelismos con el leonés, el de Navarra, y un cantar cuyo romance persistió en la tradición oral de nuestra tierra durante generaciones-, de esta manera: «Era el año 778. La primavera presentábase todo lo florida de que es susceptible en los húmedos valles y agrestes cerros de los Bajos Pirineos». Tras esta mini-novela de sólo tres páginas, Don Gutierre introduce al lector, directa y triunfalmente, en los blasonados muros de la capital del viejo reino: «Era León, allá por los años en que el rey don Alfonso IX concedió al Concejo de la misma los necesarios arbitrios para el ensache y la reparación de sus murallas, una ciudad formada de vetusto caserío, sin otras luces que las de sus ajimeces y ojivales puertas...». Hijo adoptivo y cronista oficial de León ciudad, Ramón Álvarez de la Braña desempeñó sus tareas de archivero en la Biblioteca Provincial de León y en el Museo Arqueológico, colaborando también con el Archivo Municipal. Publicó varias obras relacionadas con su temática profesional - Catálogo de la Biblioteca Provincial de León , Historia del Municipio de León , Biblioteca Provincial Legionense . Su origen y vicisitudes , Apuntes para la historia del Puente del Castro , etc.-, dos novelas y numerosos artículos.